Actualizado 17/01/2008 01:11 CET

En Cuba hay 234 presos políticos, nueve de ellos fueron encarcelados el último semestre, dice un informe de CCDHRN

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un total de 234 presos políticos permanecen aún en cárceles de Cuba después de que doce de ellos recobraran su libertad en el último semestre, tras cumplir íntegramente sus condenas. Sin embargo, en el mismo periodo nueve cubanos más han sido internados por diferir de las ideas oficiales, según un estudio presentado ayer por la Asociación Española Cuba en Transición y la ONG Reporteros Sin Fronteras.

El informe, que cada seis meses realiza la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), denuncia que en 2007 se tuvo conocimiento de 325 detenciones por motivos políticos, la mayoría de los cuales fueron liberados poco después.

La CCDHRN denunció además que después de que el vicepresidente Raúl Castro tomara las riendas del Estado de forma provisional en agosto de 2006, --mientras el presidente, Fidel Castro, se recupera de una intervención quirúrgica-- la situación actual de los presos de conciencia en la Isla caribeña se caracteriza por el inmovilismo.

La presentación del informe, que se realizó en la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid, contó con la colaboración de los escritores y ex presos de conciencia cubanos Raúl Rivero y Héctor Palacios, el presidente de la Asociación Española Cuba en Transición Rafael Rubio y el secretario general de RSF Rafael Jiménez Claudín.

Rubio expuso que el "gobierno transitorio no ha hecho nada para cambiar la situación" y aseguró que Cuba ostenta el primer lugar a nivel mundial en cifra absoluta de presos de conciencia. Asimismo, indicó que la "utilización" de estas detenciones es una práctica habitual de este "régimen de control". En ese sentido, explicó que las detenciones se realizan como medida de disuasión en los actos de protesta y para evitar la celebración de estos.

Por su parte, Raúl Rivero relató los casos de algunos de los 26 presos de conciencia que permanecen en prisión desde que en abril de 2003 se detuviera a 75 personas --entre ellos él mismo-- en lo que se conoce como "Primavera negra".

Rivero denunció la situación de presos como José Luis García Paneque, en prisión desde marzo de 2003 y condenado a 24 años de prisión, quien sufre un problema de hígado, "una enfermedad que no se puede atender en la situación que se vive en prisión a pesar de las breves salidas al hospital". "Aún hay demasiadas sombras y penumbras sobre lo que está pasando en las cárceles cubanas", añadió.

34 PRESOS AL BORDE DE LA MUERTE

En el mismo sentido se pronunció Héctor Palacios, quien llegó a España el pasado mes de diciembre, con permiso del gobierno cubano, para recibir tratamiento médico después de pasar más de cuatro años en prisión.

Expuso que en 1959, fecha del triunfo de la Revolución cubana, había una docena de centros penitenciarios en la isla pero que hoy el número de cárceles es cercano a las 300.

Palacios aseguró que 34 encarcelados "van a morir en prisión inevitablemente" si no son puestos en libertad. "Si hubiera un mínimo de Justicia, en Cuba no habría presos políticos y la mayoría de todos los demás serían liberados", declaró.

"Mientras haya un cubano con vergüenza y hay muchísimos, se seguirá luchando porque los cubanos no hemos nacido para ser esclavos", añadió Palacios, quien consideró que tras la muerte del jefe del Estado, Fidel Castro, el siguiente problema será eliminar las leyes actuales y "todo el sistema jurídico".

"Hay que proclamar que los presos políticos de Cuba o de donde sean deben ser liberados", dijo Palacios, quien apeló a la colaboración de España porque "hablar de Cuba y España es hablar de distintos territorios que llevan la misma sangre".

Además, apostó porque los cambios en la Mayor de las Antillas sean "esenciales" y cambiar "radicalmente la política que a punta de pistola han impuesto sobre un pueblo tan bondadoso y trabajador".

El representante de RSF Rafael Jiménez Claudín destacó que a la organización le ha costado conseguir "por parte de la izquierda radical en España" el reconocimiento de que en Cuba existen presos políticos y de conciencia.

La ONG, indicó Jiménez Claudín, no va a reconocer ningún "proceso de transición" en la isla caribeña "en tanto no se garantice la libertad de información para que los cubanos puedan conocer cómo es el mundo de hoy en realidad".

En un mensaje grabado el opositor cubano Oswaldo Payá, líder del Movimiento Cristiano Liberación, declaró que quisiera "poder decir que han mejorado los Derechos Humanos de Cuba pero no podemos confundir ese deseo con la realidad".

En conversación telefónica en directo, el presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos, Elizardo Sánchez Santacruz, acotó que la situación de los Derechos Humanos en Cuba "sigue siendo desfavorable después de medio siglo de un experimento de ingeniería social" y pidió como gesto "imprescindible" la solidaridad "de todas las fuerzas políticas del mundo, sean del signo que sean".

Por otra parte, culpó al "régimen de Fidel Castro" de estar unido con los "peores gobiernos del mundo como Corea del Norte, Zimbabue, Guinea Ecuatorial, Birmania y otros parias mundiales", así como de los "caudillos de América Latina".

El Gobierno "se vale todavía de los espejismos de la Revolución de enero de 1959, que fue popularísima, pero que rápidamente se convirtió en un régimen opresor".

Aseguró que Cuba no hace caso a las peticiones de España y de otros países para liberar a los presos y pidió "a la comunidad de naciones democráticas" que mantenga abiertos canales de comunicación con el Gobierno y con "la resistencia que aumenta en la isla".

"Yo ya estoy muy viejo y tengo derecho a la jubilación, pero no tengo derecho al retiro, porque este teléfono (desde el que hablaba en La Habana) lleva "40 años pinchado" por la policía "que dirige Fidel Castro".

CASTRO VOLVERÁ A SER ELEGIDO EN LA VOTACIÓN DEL 20-E

Las elecciones que se celebrarán el próximo domingo 20 de enero en Cuba fueron calificadas por Elizardo Sánchez como "un proceso de votación" que es igual a las "carreras de un solo caballo como las que había en Alemania del Este o en Rumanía, antes de la caída del Muro de Berlín".

"Hay que estar preparados para una reelección de Fidel Castro, quien sigue al cargo del Gobierno. El futuro a corto plazo seguirá siendo incierto", vaticinó.

Preguntado por las declaraciones del presidente de Brasil, Luiz Inacio 'Lula' da Silva, quien ayer visitó oficialmente La Habana y que se encontró con Fidel Castro, consideró que "Lula es una persona decente y quiso ser muy generoso sobre la salud del Comandante Jefe desde hace 50 años".

Sin embargo, recriminó al mandatario brasileño porque le pareció "muy triste" que no se haya referido a los sindicalistas o a los trabajadores cubanos, teniendo en cuenta que él pertenecía a los luchadores por los derechos de los trabajadores antes de llegar a la Presidencia de Brasil.

"Los trabajadores no tienen ningún derecho sindical. El movimiento obrero mundial debería hacer algo", insistió Sánchez, al recordar que un trabajador cubano recibe un salario de entre 15 y 20 dólares mensuales.

Agregó que "la transición es inevitable porque el régimen se va a acabar a pesar de la maquinaria de represión" y lamentó que la Revolución haya sido "traicionada", hecho que es la causa de que "ahora el pueblo esté atado de pies y manos".

Por último, mostró su esperanza en que se puede "desmontar el régimen de una forma pacífica y llegar a poder disfrutar de una mínima parte de los derechos que hoy gozan los españoles", ya que en Cuba está cansada "de la utilización banal de la palabra muerte. Nosotros no queremos 'Patria o muerte', 'Socialismo o muerte', queremos 'Democracia y Vida'".