El Dalai Lama rechaza las maniobras de China para interferir en su sucesión

Tíbet.- El Dalai Lama rechaza los movimientos de China para interferir en su suc
REUTERS / CLODAGH KILCOYNE
Publicado 19/03/2019 12:41:25CET

DHARAMSHALA (INDIA), 19 Mar. (Reuters/EP) -

El líder espiritual tibetano, el Dalai Lama, ha sugerido la posibilidad de que cuando muera su reencarnación surgirá en India, donde lleva viviendo en el exilio 60 años, y ha alertado de las motivaciones políticas que se esconden detrás de las maniobras de China para tratar de designar a su sucesor.

Rodeado de montañas verdes con las cotas nevadas, sentado en su oficina, el decimocuarto Dalai Lama recibe a Reuters un día después del aniversario que marca su huída de la capital tibetana, Lhasa, disfrazado como un soldado.

El Dalai Lama partió al exilio en marzo de 1959 tras un levantamiento contra China en el que los tibetanos reclamaban una mayor autonomía, una revuelta que fue reprimida duramente por Pekín, que cataloga al líder religioso como un peligroso separatista.

El líder de los budistas tibetanos, de 83 años, ya piensa en lo que ocurrirá después de su muerte y anticipa intentos de Pekín por interferir en su elección. "La reencarnación del Dalai Lama es algo muy importante para China. Están más preocupados por quién será el próximo Dalai Lama que yo", asegura, ataviado con su tradicional sotana roja con pañuelo amarillo.

"En el futuro, es posible que veas dos Dalai Lama, uno de aquí, en un país libre, y otro elegido por China al que nadie reconocerá ni respetará. Esto será un problema adicional para China. ¡Es posible, puede ocurrir!", añade en medio de una carcajada.

China ya ha advertido de que sus líderes tienen el derecho de aprobar al sucesor del Dalai Lama, como parte de un legado heredado desde los tiempos de los emperadores chinos.

La tradición tibetana establece que el alma del líder budista se reencarna al morir en el cuerpo de un niño, por lo que muchos tibetanos sospechan que cualquier intento de China para interferir en el proceso será parte de un plan para ejercer influencia en la comunidad.

Nacido en 1935, el actual Dalai Lama fue identificado como la reencarnación de su predecesor cuando tenía apenas dos años.

El portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Geng Shuang, ha recalcado este martes en una rueda de prensa que el actual Dalai Lama, el número catorce, fue elegido siguiendo rituales centenarios que fueron "respetados y protegidos" en las normas y ordenanzas que regulan la región.

"Por lo tanto, las reencarnaciones, incluida las del Dalai Lama, deben respetar las normas del país (China) y seguir los rituales y la historia de la religión", ha asegurado.

PRÓXIMOS DEBATES

La mayor parte de los seis millones de tibetanos que viven en Chian siguen venerando al Dalai Lama a pesar de las prohibiciones del Gobierno chino, como por ejemplo la de no mostrar su retrato en cualquier lugar público.

El Dalai Lama afirma que el contacto ente los tibetanos viviendo en su patria y los del exilio está aumentando, a pesar de que no se han celebrado reuniones oficiales entre China y sus allegados desde 2010. Sin embargo, cada cierto tiempo le visitan informalmente algunos funcionarios chinos retirados con conexiones con Pekín, asegura.

El papel del Dalai Lama tras su muerte, incluido quién será, podría ser discutido durante una reunión de budistas tibetanos en India este año, según adelanta. Él mismo reconoce que no hay reencarnación de Buda, pero sus enseñanzas deben ser mantenidas.

"Si la mayoría del pueblo tibetano quiere mantener esta institución, entonces hay que mantener esta institución", asegura. "Entonces, aquí surge la cuestión de la reencarnación del decimoquinto Dalai Lama", desgrana.

Si finalmente hay uno, "no debería tener responsabilidad política", afirma el Dalai Lama, que renunció a sus responsabilidades políticas en 2001, desarrollando un sistema democrático para los alrededor de 100.000 tibetanos que viven en India.

Durante la entrevista, el Dalai Lama habla con pasión sobre su afición a la cosmología, la neurobiología, la física y la psicología. Si alguna vez Pekín permite su vuelta, asegura que le gustaría hablar de todos estos temas en la universidad aunque no se hace ilusiones con su regreso mientras China siga bajo el régimen comunista.

"China es una gran nación, antigua, pero su sistema político es totalitario, no hay libertad. Así que prefiero seguir en este país", señala, en referencia a su exilio en India.

El Dalai Lama nació en una familia de agricultores en Taktser, un pequeño pueblo en la cara norte de la meseta tibetana, dentro de la provincia china de Qinghai.

"Nuestra fuerza, nuestro poder, está basado en la verdad. El poder de China se basa en las armas", afirma, pero insiste en que "a corto plazo, las armas son mucho más decisivas, pero a largo plazo la verdad es más poderosa".

Para leer más