26 de febrero de 2020
 
Publicado 29/04/2015 23:39:50CET

El Departamento de Justicia ayudará a las autoridades locales a "devolver la calma" a Baltimore

WASHINGTON, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

La fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, ha ordenado al Departamento de Justicia que ayude a las autoridades del estado de Maryland a "devolver la calma" a la ciudad de Baltimore, sacudida por las violentas protestas por la muerte del joven negro Freddie Gray bajo custodia policial.

"He estado en contacto directo con las autoridades de Maryland, incluido el gobernador, y he ordenado al Departamento (de Justicia) que proporcione cualquier asistencia que pueda ser de ayuda para devolver la calma", ha dicho en un comunicado.

Lynch ha insistido en que "estos actos de violencia no solo son un grave daño para la comunidad --y deben parar--, sino que son contraproducentes en su objetivo, que es el desarrollo de un diálogo respetuoso en Baltimore y en todo el país sobre la relación de la Policía con los habitantes".

"Confío en que los disturbios que vimos la pasada noche disminuyan y que los miembros de la comunidad se unan para levantar su ciudad. Creo que habrá progresos en los próximos días", ha sostenido la jefa del Departamento de Justicia.

Lynch ha admitido que "Baltimore es el símbolo de una serie de cuestiones con las que debemos lidiar". "Por supuesto, la difícil situación allí pone de relieve los numerosos asuntos que son parte del debate nacional", ha recalcado.

"Baltimore es una gran ciudad y, como muchas otras en Estados Unidos, está luchando por equilibrar las grandes expectativas y necesidades con los limitados recursos; está luchando por equilibrar los desafíos de seguridad pública con las expresiones comunitarias", ha señalado.

CASO GRAY

Gray murió el 19 de abril tras sufrir una lesión en la médula mientras estaba bajo custodia policial. Seis agentes de Policía han sido suspendidos y está en curso una investigación interna. La alcaldesa, que ha pedido respuestas por este caso, ha lamentado que algunos agitadores hayan perturbado las marchas pacíficas.

Desde la muerte de Gray, se han producido varias manifestaciones en Baltimore. La última tuvo lugar el lunes por la noche al término del funeral de Gray y se saldó con 15 policías heridos, algunos graves, y más de 200 detenidos.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha hecho un llamamiento a los diferentes departamentos de Policía del país para que hagan "examen de conciencia" sobre el trato que dan a los sospechosos negros, tras los disturbios en Baltimore.

Para leer más