Detenidas 300 personas acusadas de actos violentos en la crisis por los billetes de 100 bolívares

Publicado 18/12/2016 20:28:36CET
GETTY

CARACAS, 18 Dic. (Reuters/EP) -

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha dicho este domingo que su Gobierno ha detenido a unas 300 personas acusadas de causar violencia en medio de la crisis de efectivo que generó la decisión de sacar de circulación el billete de 100 bolívares, una medida que el mandatario revirtió el sábado.

Desde el viernes, cuando casi la mitad de los billetes del sistema venezolano quedaron sin valor, miles de personas salieron a las calles en varias ciudades del país en protesta por no poder usar las piezas y tampoco canjearlas por billetes nuevos, que aún no logran llegar al país.

La madrugada del domingo persistían focos de violencia y saqueos a comercios al sur de la nación petrolera, por un caos que hasta el sábado dejó heridos y un fallecido, según ha informado el Ministerio Público.

Maduro ha culpado en su programa de televisión semanal al Gobierno de Estados Unidos y a partidos de oposición de participar en un ataque financiero que supuestamente buscaba extraer los billetes de la nación para irritar a la población.

Querían "crear caos, violencia, división. La venganza de (Barack) Obama la llamo yo", ha afirmado Maduro señalando directamente al presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

"Hemos detenido más de 300 participantes de estos grupos violentos armados. Están tras las rejas. Y no vengan ahora a decir que son presos políticos y perseguidos políticos", ha asegurado el mandatario venezolano.

Activistas de los partidos Voluntad Popular y Primero Justicia estarían entre los detenidos durante las protestas violentas que irrumpieron hasta en la mitad de supermercados y comercios en algunos poblados al occidente y sur del país, ha señalado Maduro.

El gobernador del estado Bolívar, Francisco Rangel, ha ordenado este domingo detener las motocicletas y hasta "los carros que anden con mucha gente" para frenar los saqueos, una medida que ha precedido a la prohibición de circulación que mantuvo la noche del sábado en la capital de la entidad.

Maduro ha asegurado que se retrasará hasta el 2 de enero la eliminación del billete de 100 bolívares, un viraje que ha considerado necesario por ser víctima de lo definió como "un sabotaje internacional".

Obama sería incluso responsable, según ha dicho el presidente venezolano, de obstaculizar el traslado de la nueva familia de billetes de mayor denominación, que estarían por llegar el domingo a Venezuela debido a que aviones de carga contratados para la tarea recibieron la orden de desviar la ruta.

Los venezolanos volvían a usar los billetes de 100 bolívares, tras quedar en suspenso la medida que los llevó a hacer largas colas frente a los bancos en los únicos tres días disponibles para el canje de billetes, en un país donde el 40 por ciento de la población no tiene cuenta bancaria.

Ya desde hace meses a la población se le ha ido complicando el manejo de efectivo en un país que no imprime billetes de mayor denominación desde 2007, pese a registrar desde hace dos años una inflación de tres dígitos.

Se necesitaban unos 271 billetes de 100 bolívares, los de mayor denominación, para el pago del sueldo mínimo, cuando en Perú y Colombia usan entre cinco y siete. "Prohíben los billetes y después dicen 'lo siento, nos equivocamos (...)Parece una broma cruel", ha comentado Zoraida Gutiérrez, una pensionista que pasó un día haciendo cola para depositar en el banco el efectivo que guardaba en su cama.

Las fronteras con Brasil y Colombia estarán cerradas hasta enero, pues Maduro culpa del repunte del precio del dólar paralelo a mafias cambiarias que operan con bolívares en efectivo en ciudades limítrofes más cerca de Venezuela.

Pero el Gobierno aceptará la movilización de personas por razones humanitarias en los días de Navidad, una opción que usan muchos venezolanos para comprar medicinas y alimentos al otro lado de la frontera y paliar la crónica escasez.