Detenido el ex director de una de las cárceles más brutales de Etiopía durante el conflicto separatista

Etiopía.- Detenido el ex director de una de las cárceles más brutales de Etiopía durante el conflicto separatista
GOOGLE MAPS
Actualizado 26/05/2019 21:54:30 CET

MADRID, 26 May. (EUROPA PRESS) -

El ex director de una de las cárceles más brutales de Etiopía durante el pasado conflicto separatista con los rebeldes del Frente para la Liberación Nacional de Ogaden (FLNO) ha sido detenido y comparecerá ante un tribunal para responder de acusaciones de asesinato, violación y torturas físicas y psicológicas a los presos, según han informado este domingo fuentes oficiales a la emisora internacional Voice of America.

El individuo, identificado como Hasán Ismail Ibrahim alias 'Hasán Dhere', ha sido capturado gracias a un 'soplo' en la localidad de Goldogob, en el centro de Somalia llevar desde el pasado mes de agosto a la fuga, desde que el presidente del país, Abiy Ahmed, alcanzara un acuerdo con los separatistas y decidiera cerrar la cárcel para convertirla en un museo.

La conocida como "Prisión Ogaden" y situada en Jigjiga, en la región de Somalí, era uno de los símbolos más siniestros de la lucha del antiguo Gobierno etíope contra el separatismo. En un informe de la ONG pro Derechos Humanos Human Rights Watch (HRW) publicado en julio del año pasado más de 70 antiguos presos, la mayoría pertenecientes al FNLO, denunciaron las "horrendas condiciones" de encarcelamiento desde 2011 a principios de 2018.

Además de los abusos antes mencionados, tanto ex presos como antiguos carceleros aseguraron a HRW que la cárcel fue escenario de brotes de enfermedades infecciosas, partos sin atención médica de bebés fruto de violaciones de guardias a las prisioneras y cadáveres amontonados durante días en sus celdas.

Los abusos pasaron desapercibidos para las antiguas autoridades. Muchos ex prisioneros explicaron a Human Rights Watch que habían sido preparados por los funcionarios de la prisión sobre qué decir y qué no decirle a la Comisión de Derechos Humanos de Etiopía, que comenzó a visitar el centro desde 2011.

Según los informes, los heridos más visibles, junto con los niños y las mujeres embarazadas, fueron recluidos en salas secretas o expulsados de la prisión antes de las visitas de la Comisión. Los que denunciaron públicamente la situación a los responsables de la Comisión fueron brutalmente apaleados, a veces hasta la muerte, en los días posteriores a las visitas.

Contador

Para leer más