Actualizado 23/03/2007 23:16 CET

Ecuador.- Ecuador afirma que escuchará la opinión pública antes de decidir el futuro de la base militar de EEUU

WASHINGTON, 23 Mar. (EP/AP) -

La ministra de Asuntos Exteriores ecuatoriana, María Fernanda Espinosa dijo este viernes que el Gobierno escuchará la opinión pública antes de tomar una decisión sobre el futuro de la base militar que Estados Unidos opera en Manta para combatir el narcotráfico.

Espinosa señaló que investigaciones del gobierno revelan que "más del 85 por ciento de los ecuatorianos no desea una presencia militar en el país", mientras que un 15 por ciento está a favor.

Espinosa añadió que "el presidente Correa tiene que tomar una decisión democrática al respecto".

La posición de la ministra contrasta con el discurso del presidente de Ecuador Rafael Correa, quien ha dicho que "la base de Manta se va". El mandatario indicó la semana pasada que, en vista de que Ecuador no es un productor de coca, "¿por qué no ponen la base en Colombia?"

El debate se extendió a Washington al realizar Espinosa su primera presentación en la capital de Estados Unidos, con el objetivo de gestionar la renovación de unas preferencias comerciales que le da Estados Unidos a Ecuador y que expiran en junio.

Las llamadas preferencias comerciales andinas (ATPDEA) fueron establecidas en 1991 como parte de la ayuda estadounidense para la lucha contra las drogas en Ecuador, Colombia, Perú y Bolivia. Si no son renovadas crearía unos 350.000 desempleados en la fuerza laboral ecuatoriana.

Un asistente a la presentación de Espinosa en el grupo de análisis regional 'Diálogo Interamericano', le preguntó a la ministra si lo que decía Correa sobre Manta no implicaba una traba a la campaña antidrogas y dificultaría su gestión personal para extender las preferencias.

"No", contestó Espinosa hablando en inglés. "Básicamente, el contrato para el uso de la base militar expira en el 2009, lo cual significa que tenemos tiempo para mejorar la colaboración con Estados Unidos usando el marco del acuerdo ya existente", explicó.

"Estamos en un proceso de transformación profundo, democrático, en Ecuador y esto significa que necesitamos oír a nuestros ciudadanos y nuestro pueblo", indicó Espinosa.

"Vamos a respetar el contrato que ya tenemos, y luego del 2009 vamos a negociar un sistema de cooperación para combatir el tráfico ilícito de drogas", agregó la ministra.

"Ecuador ha demostrado consistentemente su compromiso político con la lucha contra las drogas ilícitas. Y eso no es un secreto. Como ya lo dije, es muy difícil incluso para los analistas entender por qué este pequeño país entre Perú y Colombia, dos grandes productores de drogas, no tiene una sola planta de coca en su territorio", manifestó.

"Esto se debe a que hemos emplazado un sistema eficiente de control y la mayor parte, alguna parte, con la ayuda de Estados Unidos, por lo cual no necesariamente necesitamos una base militar en Manta. Podemos encontrar otras alternativas para mejorar nuestra colaboración", finalizó.