Publicado 02/12/2021 17:39CET

EEUU amplía las sanciones contra Bielorrusia ante su "descarado desprecio" por normas internacionales

Washington se une a Bruselas y añade a su lista negra a altos funcionarios de defensa y seguridad, entre ellos a un hijo de Lukashenko

MADRID, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

Estados Unidos ha anunciado este jueves un nuevo paquete de sanciones contra Bielorrusia, uniéndose a las ya impuestas por la UE, en el que ha incluido a 32 personas y entidades bielorrusas ante el "descarado desprecio" de Minsk por "las normas internacionales y el bienestar de sus propios ciudadanos", en plena escalada de tensiones en la frontera exterior europea por la crisis migratoria.

El Departamento del Tesoro ha informado de que las personas sancionadas "han permitido el trafico de migrantes del régimen (de Alexander Lukashenko) hacia la UE, han participado en la actual represión de los Derechos Humanos y la democracia y han apuntalado financieramente al régimen".

Además, Washington también ha impuesto restricciones a las transacciones de nuevas emisiones de deuda soberana bielorrusa en los mercados primario y secundario, "en consonancia con las acciones tomadas recientemente por aliados y socios". En este sentido, la directora de la Oficina de Control de Activos Extranjeros, Andrea M. Gacki, ha insistido en que "Estados Unidos apoya a sus socios y aliados internacionales para imponer costos al régimen de Lukashenko por su comportamiento deplorable".

Estados Unidos y sus socios transatlánticos están dispuestos a hacer que "el régimen de Lukashenko rinda cuentas", por lo que las sanciones forman parte de una estrategia coordinada por Washington, Bruselas, Londres y Ottawa.

Por otro lado, en un comunicado, el Departamento del Tesoro ha insistido en la idea de que Lukashenko "ha orquestrado la migración irregular a través de sus fronteras hacia los países vecinos de la UE --Letonia, Lituania y Polonia--", "atrayendo a los migrantes, incluidas muchas familias con niños pequeños" para viajar a Bielorrusia para luego "transportarlos a las fronteras" comunitarias, donde "los funcionarios bielorrusos dirigen y obligan a los migrantes a cruzar la frontera para facilitar su paso a la UE".

Por estas acciones, Estados Unidos ha añadido a su lista negra a Tsentrkurort, la empresa de turismo de propiedad estatal, ya que "ha desempeñado un papel clave" en esta estrategia orquestrada por Minsk, mientras que también ha sancionado a altos cargos de la empresa, como a su presidente, Anatol Lapo, entre otros.

Asimismo, en esta ronda de sanciones ha sido incluido la empresa transportista de carga controlada por el Gobierno bielorruso Transaviaexport, que "ha enviado miles de toneladas de municiones y armas a zonas de conflicto extranjeras, como en Libia". Por otro lado, han sido incluidas en la lista negra cinco entidades que producen o exportan materiales de defensa bielorrusos y suministran fondos a Lukashenko.

Washington también ha sancionado a diez altos funcionarios de la Dirección Principal de Lucha contra el Crimen Organizado y la Corrupción, así como al hijo mediano del propio Lukashenko, Dimitri Lukasehnko, y el Club Deportivo Presidencial que dirige.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, ha indicado que estas sanciones pretenden aumentar "el costo" para el presidente bielorruso "por sus continuos ataques a la democracia, los Derechos Humanos y las normas internacionales, así como por su brutal represión de los bielorrusos tanto dentro como fuera del país".

Blinken, en un comunicado, ha felicitado a Polonia, Lituania y Letonia "por su respuesta a la crisis migratoria creada por el régimen de Lukashenko en sus fronteras", mientras que ha señalado que esta crisis "es solo el último ejemplo de la brutalidad represiva y el flagrante desprecio" del Gobierno.

"Nuestra posición es clara: Estados Unidos pide al régimen de Lukashenko que ponga fin a su represión contra miembros de la sociedad civil, los medios de comunicación independientes, la oposición política, los atletas, los estudiantes, los abogados y otros bielorrusos", ha instado el secretario de Estado, que también ha pedido la liberación de los "casi 900 presos políticos", detenidos "injustamente".

Por último, ha alertado de que Estados Unidos responderá "a la intransigencia de Bielorrusia elevando directamente los costos de hacer negocios para y con" el Gobierno bielorruso.

Para leer más