Actualizado 03/05/2007 23:08 CET

EEUU.- Gates insta a que el "cansancio" por la guerra de Irak no mine el liderazgo global de EEUU

WASHINGTON, 3 May. (EP/AP) -

El secretario de Defensa norteamericano, Robert Gates, valoró hoy que Estados Unidos no debe dejar de actuar como una potencia líder ni retirarse de la lucha contra el terrorismo global por el cansancio de la población estadounidense por la guerra de Irak.

"Nuestro país está preocupado y dividido por una guerra duradera y difícil", admitió en relación a la guerra de Irak, cuyo fin, según subrayó, "no está todavía a la vista".

Ante una representación de empresarios en Dallas (Texas), Gates emplazó a "no dejar que el cansancio nos lleve a retirarnos del mundo o elimine nuestra capacidad para abordar las amenazas y desafíos del mañana". "Simplemente no podemos escapar de nuestras responsabilidades y cargas del liderazgo global", señaló, ya que insistió éstas "siempre nos seguirán a casa".

"Las redes e ideologías violentas extremistas continuarán siendo una amenaza para Estados Unidos y sus aliados durante muchos años, e independientemente del debate semántico tenemos que prepararnos para una guerra larga", insistió.

"La aspiración de estas redes de adquirir materiales químicos, biológicos y nucleares es real, igual que lo es su deseo de impulsar más ataques contra nuestro país y nuestros intereses en el mundo entero", agregó, por lo que consideró que dejar a Irak sumido en el caos conllevará un desastre en Oriente Próximo y "finalmente" también en Estados Unidos.

En este sentido, consideró necesario que si Washington "está dispuesto a dirigir el camino (...) y permanecer al lado de nuestros aliados incluso en los momentos difíciles, siendo capaces de hacer los sacrificios necesarios y tomar los riesgos y defender nuestros valores e intereses, entonces las cosas buenas, incluso grandes, son posibles y probables para nuestro país y el mundo".

Por su parte, el comandante estadounidense del Comando Central, el general William Fallon, reconoció hoy que a pesar de que la violencia ha disminuido en la mitad de las zonas de Bagdad, aquellas en las que las tropas norteamericanas han desplegado una nueva estrategia contra la insurgencia en la capital, no escondió su preocupación por la posibilidad de que los milicianos insurgentes continúan impulsando ataques suicidas, especialmente en el oeste de la capital.

Ante el Comité de las Fuerzas Armadas del Senado, Fallon también se mostró escéptico de que el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, y otros ministros del Ejecutivo sean capaces de lograr la reconciliación política entre las diversas facciones, algo que, según dijo, se presenta como urgente. "En mi opinión no se están moviendo lo suficientemente rápido", incidió.

"El informe de que esta oficina (iraquí) del Comandante en Jefe está de hecho trabajando en la sombra para crear una organización paralela al Ministerio de Defensa es preocupante", reconoció Fallon en relación a la purga efectuada en los cuerpos de seguridad iraquíes entre aquellos que de forma agresiva combaten a las milicias chiíes, si bien Fallon subrayó no poder confirmar la información.