Actualizado 24/07/2007 22:31 CET

EEUU.- Gonzales niega haber presionado a Ashcroft mientras estaba en el hospital para aprobar un programa de espionaje

WASHINGTON, 24 Jul. (EP/AP) -

El secretario de Justicia de Estados Unidos, Alberto Gonzales, negó hoy que el ex jefe de gabinete de la Casa Blanca Andy Card y él mismo presionaran en 2004 al anterior responsable de Justicia, John Ashcroft, para que ratificara el programa de espionaje interno del presidente, George W. Bush.

Gonzales, el funcionario hispano de más alto rango en el actual Gobierno, afirmó que Card y él habían recibido órdenes de líderes del Congreso de ambos partidos para asegurar que el programa de vigilancia a terroristas pudiese continuar tras fijarse un plazo para su expiración. Para lograr esta aprobación, explicó Gonzales, se necesitaba el permiso de Ashcroft, entonces secretario de Justicia.

(Gonzales era en esos momentos asesor legal de la Casa Blanca). Ashcroft fue visitado en el hospital mientras se recuperaba de una operación de la vesícula biliar y se hallaba en la sala de terapia intensiva, sedado, y casi inconsciente.

Gonzales, quien en 2004 era asesor legal de la Casa Blanca, explicó ante la Comisión de Justicia del Senado que Card y él fueron al hospital porque creían que "era importante que (Ashcroft) supiera la posición del liderazgo del Congreso en ese tema".

"Claramente, si él era competente y entendía los hechos y estaba inclinado a hacer eso, sí, lo consultaríamos", añadió Gonzales. "Andy Card y yo no lo presionamos. Le dijimos las gracias y nos fuimos", señaló al aludir a la discusión en la sala de hospital.

Pero la versión de Gonzales contradice con la ofrecida por James Comey, quien en esa época era subsecretario de Ashcroft y cuando tuvo lugar la visita al hospital, el 10 de marzo de 2004, ejercía de manera interina la Secretaría de Justicia mientras su superior se recuperaba de la operación. Comey declaró a la Comisión hace algunos meses que él se indignó por la presencia de Gonzales y de Card junto a la cama de Ashcroft en el centro sanitario.

"Me puse furioso", explicó en mayo. "Creí que era testigo de un esfuerzo (de Gonzales y de Card) para aprovecharse de un hombre muy enfermo que carecía de los poderes de secretario de Justicia".

Comey añadió que Ashcroft y él se opusieron a que el programa secreto de espionaje interno continuara. Varios grupos de Derechos Humanos, dirigentes opositores y académicos han denunciado que el programa es una violación de las leyes estadounidenses.

La visita al hospital fue un tema en que insistieron senadores de ambos partidos, pero el principal líder republicano en la Comisión de Justicia, el veterano senador Arlen Specter, fue más duro con Gonzales que los propios demócratas.

"¿Cómo buscaba usted obtener la aprobación de Ashcroft para cualquier cosa cuando éste se hallaba sedado e incapacitado?" preguntó Specter a Gonzales sin ocultar su exasperación.

"No hubiéramos buscado ... aprobación alguna del secretario de Justicia Ashcroft si no hubiera estado plenamente competente para adoptar esa decisión", respondió Gonzales.

Lo más leído

  1. 1

    El Gobierno francés confirma que el profesor decapitado el viernes fue objeto de una fatua

  2. 2

    Muere un bombero forestal durante los trabajos de extinción de un incendio en Vila-real (Castellón)

  3. 3

    Más de la mitad de españoles cree que ETA sigue activa y el 60% de jóvenes no sabe quién fue Miguel Ángel Blanco

  4. 4

    Así se debatirá la moción de censura de Vox, la quinta de la democracia y la que nace con menos votos

  5. 5

    Dudas sobre el agujero negro más cercano a la Tierra