EEUU.- El líder republicano en la Cámara de Representantes reconoce que podría perjudicarles la situación de Irak

Actualizado 06/05/2007 21:39:52 CET

WASHINGTON, 6 May. (EP/AP) -

El líder de la bancada republicana en la Cámara de Representantes estadounidense, John Boehner, reconoció hoy que que el apoyo del Partido Republicano podría disminuir si la política del presidente George W. Bush para Irak no comienza a dar muestras de mejoría en otoño.

Sin embargo, el incremento de soldados ordenado por el presidente merece una oportunidad, indicó el líder de la minoría en la Cámara de Representantes. "Ni siquiera tenemos aún los 30.000 soldados adicionales (que anunció el presidente George W. Bush), así que estamos respaldando al presidente. Queremos dar una oportunidad al su plan de tener éxito", indicó Boehner.

"En el transcurso de los próximos tres o cuatro meses, podremos hacernos una idea de lo cómo funciona el plan. Los primeros síntomas parecen indicar que hay mejoras en varios frentes", argumentó.

Sin embargo, el representante señaló que "para cuando lleguemos a septiembre o a octubre, los miembros (del Congreso) querrán saber cómo está funcionando, y si no lo está haciendo bien, ¿cuál sería el Plan B?", se preguntó.

Hasta ahora, los republicanos han respaldado las políticas sobre Irak de Bush, que cada vez son más impopulares, entre ellas el incremento de soldados en la región y la decisión de mantener la guerra sin fecha límite.

Los comentarios de Boehner fueron considerados como un gesto hacia las preocupaciones privadas de algunos congresistas en el sentido de que este apoyo podría dañar más a partido, que ya perdió el control de la Cámara de Representantes y del Senado en las legislativas del pasado noviembre.

"Sería ridículo pensar que simplemente vamos a renunciar a esta lucha", indicó el representante demócrata por Nueva York, Charles Rangel, quien preside la Comisión de Medios y Arbitrios, encargada de elaborar las iniciativas de leyes presupuestarias.

"Esta no es nuestra lucha, es la del pueblo estadounidense. Nos han pedido que le enviemos este mensaje al presidente", agregó Rangel. "Tendremos que agitar la Casa Blanca hasta que el pueblo estadounidense sea escuchado. Ciertamente tenemos que ponerle ciertas restricciones al dinero" que se gasta en las guerras, indicó Rangel.