EEUU/Rusia.-Rice lamenta que Rusia piense y actúe "en los términos de suma cero de otra era" en alusión a la Guerra Fría

Actualizado 01/06/2007 1:21:14 CET

Putin asegura que no han sido los rusos "los que iniciaron una nueva carrera armamentística", en alusión al proyecto de sistema de defensa antimisiles estadounidense

POTSDAM (ALEMANIA), 31 May. (EP/AP) -

La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, arremetió hoy contra la postura de Moscú porque a su juicio está enfrascada en el pasado, y no ocultó la sorpresa de Washington sobre la postura del Kremlin ante los planes de Estados Unidos de desplegar parte de su sistema de defensa antimisiles en Polonia y República Checa.

"Queremos una asociación con Rusia (propia) del siglo XXI, pero a veces, Rusia parece pensar y actuar en los términos de suma y cero de otra era", lamentó Rice en alusión al clima de desconfianza generalizada entre ambos países durante la Guerra Fría.

Rice aprovechó para abordar brevemente el sistema de defensa antimisiles de pretende impulsar Estados Unidos con el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov, mientras que hoy trataron de poner la disputa dentro de un contexto más académico y desde su punto de vista histórico.

Según explicó la jefa de la Diplomacia estadounidense durante su intervención tras la recogida de un premio por la promoción de las relaciones mejoradas entre Alemania y Estados Unidos en Postdam --donde Stalin se reunió con el presidente norteamericano Harry Truman en 1945--, Occidente desea contar como aliado con una Rusia fuerte, moderna y democrática. "Las instituciones democráticas y una sociedad abierta no son fuentes de debilidad", recalcó la secretaria de Estado, como tampoco, dijo, "la libertad de expresión ni la libertad de presa son un simple incordio".

A pesar de insistir en que Estados Unidos respetará que Rusia airee sus diferencias, Rice subrayó que Washington encuentra que "la reciente diplomacia rusa balística es difícil de comprender".

CRÍTICAS DE PUTIN

Por su parte, Putin justificó las nuevas pruebas con misiles que su país llevó a cabo como una respuesta al posible despliegue de Estados Unidos de su sistema antimisiles en centro Europa y otros contingentes militares en Europa, y por lo que calificó de "imperialismo" ejercido por Estados Unidos en el panorama internacional. Putin vertió críticas contra aquellos "que quieren dictar su voluntad al resto sin importarles las normas y el derecho internacional", algo que consideró "peligroso y dañino".

En este sentido, Putin advirtió de que Rusia continuará "modernizando su potencial" militar a fin de mantener un equilibrio estratégico global. "No fuimos nosotros los que iniciaron una nueva carrera armamentística", subrayó Putin al ser preguntado por las nuevas pruebas balísticas ejecutadas.

Putin describió los ensayos con misiles --capaces de incorporar múltiples cabezas nucleares-- como parte de la respuesta rusa al despliegue de nuevas bases militares estadounidenses en antiguas repúblicas soviéticas y por su sistema de defensa antimisiles, parte del cual pretende instalar en Polonia y República Checa.

No obstante, el presidente ruso insistió en que "no hay razón para temer tales acciones de Rusia", por no ser, dijo, "agresivas". "Es un simple respuesta a acciones unilaterales duras e infundadas de nuestros socios", destacó, si bien matizó que las acciones de Moscú "están dirigidas a preservar el equilibrio global" de fuerzas.

Desde Washington, el portavoz de la Casa Blanca, Gordon Johndroe, restó importancia a las pruebas balísticas de Rusia al asegurar que "las potentes capacidades balísticas de Rusia no son ninguna competición" para el sistema de defensa antimisiles, al tiempo que insistió en que "no perjudicarán el equilibrio estratégico en la región".

Por otra parte, Putin arremetió contra Estados Unidos y otros miembros de la OTAN por no haber ratificado la versión enmendada de 1990 del Tratado de Armas Convencionales en Europa (CFE, por sus siglas en inglés) que restringe el despliegue de armas pesadas no nucleares. "Nosotros hemos ratificado el CFE y lo estamos implementando de forma total. Hemos retirado nuestras armas pesadas de la zona europea de Rusia más allá de los Montes Urales y hemos recortado nuestro contingente militar en 300.000 hombres", insistió.

"¿Y qué pasa con nuestros socios?", se preguntó el mandatario, "que están llenando Europa del Este con nuevas armas, una nueva base en Bulgaria, otra en Rumanía, otra instalación en Polonia y un radar en República Checa", criticó.

"¿Qué es lo que se supone que debemos hacer?. No podemos quedarnos sentados a observar cómo lo hacen", aseguró, por lo que advirtió de nuevo de que Rusia podría optar por retirarse del tratado y no ya aplicar una moratoria si los países de la OTAN fracasan en ratificar la versión modificada del tratado. "O bien ratifican el tratado (...) o nosotros optaremos por salirnos de él", amenazó.