EEUU.- La viuda del soldado británico muerto por un bombardeo estadounidense en Irak reclama el informe militar íntegro

Actualizado 15/03/2007 22:13:43 CET

LONDRES, 15 Mar. (EP/AP) -

Susan Hull, la viuda del soldado británico muerto en Irak por un bombardeo estadounidense, el capitán Matty Hull, reclamó hoy al presidente estadounidense, George W. Bush, desclasificar el informe militar de la investigación del incidente íntegramente.

"Al presidente Bush y al Gobierno estadounidense les rogamos que desclasifiquen las 11 líneas y dejad que el coroner (magistrado experto en crímenes dudosos) tenga acceso a ellas hoy para que nuestra familia se pueda sentir satisfecha con la transparencia de la investigación", leyó literalmente el comunicado remitido a Bush.

Su marido, de 25 años, murió cuando su convoy fue atacado por cazas estadounidenses en el sur de Irak el pasado 28 de marzo de 2003, mientras que otros cuatro soldados británicos resultaron heridos en el bombardeo.

Por su parte, Susan Hull denunció que once líneas contenidas en el informe de la Junta de Investigación Amistosa del Ejército estadounidense sobre el ataque erróneo habían sido tachadas en una copia del informe que obtuvo.

"Tenemos 1.110 líneas de pruebas de este documento pero hay once tachadas", denunció, flanqueada por sus suegros y su hermana frente al Tribunal de Oxford, y subrayó que el texto eliminado del informe está relacionado con una entrevista con el controlador de tierra que responde al nombre en clave de 'Manila Hotel', a cuyo cargo estaban los dos aviones A-10 que atacaron al convoy en el que viaja Hull.

Por su parte, el controlador aéreo británico Stuart Matthews que trabajaba con las tropas terrestres de la coalición en la zona del ataque, explicó al coroner Andrew Walker que 'Manila Hotel' no dio permiso para abrir fuego contra los tanques británicos que fueron confundidos por los pilotos estadounidenses con vehículos iraquíes.

No obstante, la familia Hull cree que se han eliminado parte de las preguntas que le formularon a 'Manila Hotel' durante su interrogatorio en relación a las comunicaciones y al procedimiento seguido tras conocer el ataque y piensan que sus declaraciones íntegras han sido censuradas.

Por su parte, tanto el coroner como el Ejecutivo británico han vertido sus críticas contra el Ejército estadounidense por su falta de cooperación en las pesquisas, después de que las autoridades estadounidenses se negaran a enviar a sus pilotos implicados para prestar declaración, al tiempo que se negaron a entregar la grabación de audio en la cabina de los pilotos durante el ataque.

De hecho, en dicha grabación, los pilotos son conscientes de haber cometido un error y, tras ser difundida por un diario británico y varias cadenas de televisión, fue entregada al coroner que lleva la investigación.

La abogada de la familia Hull, Geraldine McCool, aseguró que el magistrado ha solicitado otras pruebas, incluidos detalles sobre la formación y horas de vuelo de los pilotos, además de una copia de las normas de acción militar que rigen en el Ejército estadounidense, aunque reconoció que éstas no han sido transferidas a las autoridades judiciales británicas.