Egipto considera "inaceptables" las críticas a las recientes condenas a simpatizantes de Hermanos Musulmanes

Publicado 07/02/2015 3:45:29CET

MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Exteriores Egipcio ha calificado de "intrusión inaceptable" las críticas por parte de la comunidad internacional a las recientes sentencias dictadas contra centenares de simpatizantes de la organización islamista Hermanos Musulmanes, que van desde la pena de muerte a la cadena perpetua.

Esta semana han sido condenados a cadena perpetua más de 200 simpatizantes de la organización, prohibida en el país y considerado grupo terrorista. Tras conocer la sentencia, la Unión Europea advirtió de que el juicio no había respetado los Derechos Humanos y Estados Unidos se mostró "profundamente preocupado" ante este tipo de condenas masivas.

Ante estas declaraciones, el Ministerio de Exteriores ha afirmado haber recibido estas críticas con "profunda consternación" y ha criticado lo que considera una "intrusión inaceptable en el trabajo del sistema judicial egipcio", en un comunicado que ha recogido el diario 'Al Ahram'.

El Ministerio también ha subrayado que este tipo de críticas "reflejan un claro doble rasero", en referencia a que "algunos de estos países que se jactan de ser sistemas democráticos detienen a individuos durante años sin ningún juicio, oportunidad de defensa o incluso acusaciones, en medio de un escalofriante silencio internacional".

ACUSACIONES DE REPRESIÓN

Egipto ha sido duramente criticado y acusado de realizar una de sus mayores represiones en su historia moderna contra los Hermanos Musulmanes desde la caída de Mohamed Mursi, el primer presidente democráticamente electo del país.

Miles de partidarios de la organización islamista han sido detenidos y juzgados en procesos sumarios en una campaña que los grupos de defensa de los Derechos Humanos dicen que muestra que el Gobierno está reprimiendo sistemáticamente a los opositores.

El presidente egipcio, Abdelfatá al Sisi, que era jefe del Ejército cuando derrocó a Mursi, califica a los Hermanos Musulmanes de la mayor amenaza para la seguridad del país. El movimiento asegura que está comprometido con un activismo pacífico.