Erdogan advierte de que la nueva ley de seguridad se aprobará "de una forma u otra"

Publicado 21/02/2015 6:08:00CET

MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha advertido de que la nueva ley de seguridad, que ha generado críticas al limitar los derechos de protesta y reunión, se aprobará "de una forma y otra", defendiendo que su objetivo es establecer "la paz".

Erdogan se ha dirigido a la oposición, que ha escenificado en el Parlamento fuertes enfrentamientos durante los debates sobre esta nueva ley. De hecho, se han llegado a producir peleas con patadas y puñetazos, en las que varios diputados han resultado heridos.

"Vuestro deber es crear estas leyes en el Parlamento, no bloquearlas. De una forma u otra, esta norma se aprobará", ha subrayado el mandatario, que también ha hecho referencia a las peleas que han tenido lugar esta semana, según ha informado 'Hurriyet'.

"Mirad lo que ha pasado en el Parlamento estos días. ¿Es eso apropiado?", ha preguntado Erdogan, que ha recordado que él accedió a la presidencia a través de elecciones. "Habéis elegido a vuestro hermano en persona, no a través de diputados", ha afirmado.

PROTEGER DE LAS DROGAS

El presidente ha justificado la necesidad de aprobar la nueva normativa asegurando que protegerá "la paz y las libertades", además de permitir una mayor lucha contra las drogas. El Ejecutivo ha subrayado que también evitará la violencia en las manifestaciones.

"Aquellos que han convertido el Parlamento en un lugar de violencia no lo pueden justificar", ha afirmado Erdogan, en aparente referencia a la oposición, aunque uno de los diputados de su Partido Justicia y Desarrollo (AKP) golpeó a otro diputado.

MEDIDAS DEL PROYECTO

El proyecto de ley incluye entre sus medidas que la Policía podrá mantener bajo custodia a un sospechoso durante 48 horas sin la necesidad de la aprobación de los tribunales. Durante este periodo, el sospechoso no podrá acceder a su abogado.

Asimismo, las fuerzas de seguridad podrán cachear a personas y hacer redadas en sus viviendas y vehículos en base a "sospechas razonables" no detalladas y sin la necesidad de una autorización judicial.

La oposición ha criticado que este conjunto de medidas reducirá de forma considerable la libertad de expresión del país y lo convertirá en un "estado policial".

Para leer más