Actualizado 31/05/2007 16:03 CET

España/Cuba.- España dice que su política en Cuba se basa en fortalecer el diálogo con todos los sectores de la sociedad

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno sostiene que su política con respecto a Cuba se fundamenta en el mantenimiento y fortalecimiento del diálogo "con todos los sectores de la sociedad cubana", incluida la "disidencia interna".

Así consta en una reciente respuesta parlamentaria, a la que ha tenido acceso Europa Press, a una pregunta del diputado del PP y secretario de Relaciones Internacionales del partido, Jorge Moragas.

En ella el Ejecutivo asegura que el viaje del ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, a la isla a primeros de abril perseguía el "doble objetivo" de culminar el proceso de normalización con las autoridades cubanas y "reforzar la relación con otros sectores de la sociedad cubana, incluida la disidencia interna".

También afirma que en esa visita Moratinos transmitió a las autoridades cubanas la "necesidad de abrir mayores espacios de libertad para la disidencia", así como dejar de hostigarla y acosarla. Bajo el punto de vista del Gobierno, ese viaje puso de manifiesto que para España "la disidencia interna forma parte de la realidad cubana y, que por tanto, es un elemento esencia" de la política española hacia Cuba.

Asimismo, afirma que la Embajada española en la isla "mantiene desde hace años una fluida e intensa interlocución con la disidencia y oposición pacífica y siempre seguirá abierta a mantener este diálogo con todos los representantes" de la oposición democrática.

La legación tiene en la actualidad "instrucciones de seguir muy de cerca" cómo se desarrollan los acontecimientos en la isla y sus posibles consecuencias sobre las actividades de la disidencia. "En caso de que se produjera un eventual recrudecimiento de la represión contra ésta --advierte-- se adoptarán las medidas oportunas dentro del margen de acción que tiene España".

Cuando Moratinos visitó la isla, no se reunió personalmente con la disidencia y encargó esta tarea al director general para Iberoamérica, Javier Sandomingo, una vez que el ministro ya había abandonado la isla.

Entre el martes y el miércoles pasados, los gobiernos cubano y español celebraron una primera reunión técnica del mecanismo de diálogo permanente sobre derechos humanos creado por ambas administraciones en ese viaje del ministro. En este encuentro tampoco participaron representantes de la oposición democrática.

Esta política de España hacia Cuba fue recientemente criticada por la secretaria norteamericana de Estado, Condoleezza Rice, quien mañana visitará Madrid por primera vez desde que gobierna el actual Ejecutivo socialista.

Rice declaró no ver el modo en que se puede avanzar hacia la democracia en Cuba "simplemente reuniéndose con el régimen actual, que trata de imponer una sucesión no democrática" a expensas de "contactos con la incipiente y frágil oposición democrática" que comienza a "surgir" en Cuba.

Además, recordó que España "ha sido capaz de sobreponerse a su propio pasado autoritario" y ha podido darle a su pueblo "democracia y libertad", por lo que ella cree "que entenderá que el pueblo cubano merece lo mismo".