España/EEUU.- Washington y Madrid, convencidos de que la cooperación bilateral se mantendrá con nuevo presidente de EEUU

Actualizado 19/05/2008 13:17:41 CET

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El director general de Política Exterior del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Rafael Dezcallar, y el ministro consejero de la Embajada estadounidense en Madrid, Hugo Llorens, insistieron hoy en que España y Estados Unidos mantienen una "cooperación muy satisfactoria" en numerosas áreas, por encima de algunas diferencias, y coincidieron en que ésta se mantendrá tras la elección del nuevo presidente norteamericano en noviembre.

España y Estados Unidos tienen "una cooperación muy satisfactoria", afirmó Dezcallar, que sin embargo admitió que hay "temas con los que no están de acuerdo, como Cuba o Kosovo", aunque en el caso de la isla, añadió, comparten "los mismos objetivos".

Existe "una cooperación franca y sincera" con Washington y prueba de ello es el encuentro que mantendrán hoy mismo en la capital estadounidense el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, y la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, subrayó Dezcallar. El encuentro demuestra "la prioridad que el Gobierno atribuye a las relaciones con Estados Unidos".

Dezcallar, que incidió en que la "política exterior española refleja la evolución de su sociedad, que en los últimos años ha experimentado cambios muy profundos", se mostró "convencido de que hay nuevas posibilidades y oportunidades múltiples en las relaciones bilaterales".

Asimismo, defendió la importancia del "fortalecimiento de la defensa de los intereses y valores occidentales en la escena internacional". En su opinión, "los países occidentales tienen que discutir sobre la mejor forma de fortalecer nuestros interses y sobre todo nuestros valores compartidos".

Por su parte, Llorens subrayó que España y Estados Unidos "tienen la misma visión en el 90% de los temas" aunque reconoció que las relaciones bilaterales han atravesado "algunos momentos difíciles pero siempre con el sentimiento de aliados". "Somos dos grandes democracias lo que nos hace tener intereses muy similares", agregó, precisando que a nivel estratégico existe igualdad pero "a nivel de tácticas hay alguna diferencia".

Según el diplomático estadounidense, lo que Estados Unidos trata de hacer en su política exterior es "convencer a los demás de que nuestros intereses son también los suyos". En el caso de España, añadió, "cuando existe desacuerdo lo abordamos de forma constructiva".

Dezcallar y Llorens participaron esta mañana en la inauguración del seminario 'Prioridades de política exterior para el próximo presidente de Estados Unidos' organizado por el Real Instituto Elcano y por el Center for Strategic and International Studies de Washington.

Respecto al tema de la conferencia, Llorens se mostró convencido de que independientemente de quién sea el próximo presidente estadounidense habrá "una continuidad de la política exterior actual" puesto que, agregó, "los cambios bruscos hacen el mundo menos seguro".

Según Llorens, los ejes serán "seguridad, prosperidad y democracia". En este sentido, consideró que los grandes temas serán la lucha antiterrorista pero al mismo tiempo la promoción del "Islam democrático"; la búsqueda de soluciones a la inmigración ilegal; la estabilidad en Oriente Próximo, Africa y Asia; la cooperación con la OTAN, sobre todo en los Balcanes; las relaciones con Rusia y las relaciones transatlánticas. El medio ambiente y el cambio climático, agregó, también será un tema importante.

En este sentido, el representante de la Embajada estadounidense destacó la cooperación que existe con España en materia de lucha antidroga y contra el terrorismo y la colaboración en Kosovo y Afganistán, donde ambos países tienen desplegadas tropas, así como la inversión económica mutua.

"Sea quien sea el presidente (estadounidense) la cooperación en esas áreas no disminuirá", aseguró. "Preveo que trabajaremos juntos en numerosas áreas internacionales", agregó, para concluir subrayando que "el mundo no cambiará el próximo 20 de enero (cuando asume el cargo el nuevo presidente en Estados Unidos) y la próxima Administración estadounidense se enfrentará a retos similares a los actuales".