España/Marruecos.- Una comisión parlamentaria marroquí convoca para el lunes una sentada ante la embajada española

Actualizado 04/11/2007 0:58:43 CET

La comisión de Asuntos Exteriores y Defensa del Parlamento marroquí muestra su "rechazo" a la visita de los Reyes

RABAT, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

La comisión de Asuntos Exteriores, de Defensa y Asuntos Islámicos del Parlamento marroquí anunciaron su intención de realizar una sentada de protesta el próximo lunes por la mañana ante la Embajada de España en Rabat para expresar su "indignación" ante la visita de los Reyes de España a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Según un comunicado recogido por la agencia de noticias MAP, los miembros de la comisión alertaron de las consecuencias negativas que podría tener esta visita, calificada de "acto de provocación contra la soberanía marroquí, contra su pueblo, y que pretende normalizar la ocupación".

Esta visita "podría perjudicar seriamente los intereses comunes y el clima positivo que ha marcado las relaciones hispano-marroquíes durante los últimos años", añade el comunicado. La comisión invitó al Gobierno y al Parlamento de Marruecos a adoptar, ante esta situación, todas las medidas e iniciativas necesarias, conformes con el "descontento del pueblo marroquí ante esta visita deplorable e inoportuna".

Esta visita supone "una profunda provocación" para el pueblo marroquí, vinculado a la integridad territorial de su país, prosigue el texto. Los miembros de la comisión, que fueron unánimes al destacar la necesidad de revisar las relaciones hispano-marroquíes a la luz de los últimos acontecimientos, pidieron a las autoridades españolas que renuncien a sus posiciones y decisiones, que suponen "un desprecio a los principios de soberanía nacional y buena vecindad".

El conjunto de los grupos parlamentarios se declararon orgullosos de la sabiduría y la clarividencia que señalaron la posición adoptada por Marruecos ante esta cuestión, destaca la comisión, recordando que Marruecos, contrariamente a otros, tuvo la audacia de revisar y reconciliarse con su pasado. La comisión, por otra parte, reafirmó su posición de firmeza ante toda tentativa de humillación o ataque a la dignidad de todo responsable marroquí, cualquiera que sea su nivel de responsabilidad, y todo ciudadano marroquí, cualesquiera que fueran los argumentos y las motivaciones.

Después de haber examinado esta "evolución negativa" y las "posiciones hostiles respecto al Reino de Marruecos", los miembros de la comisión, de distinta filiación política, saludaron la decisión del rey Mohamed VI de llamar a consultas al embajador marroquí en Madrid durante un período indefinido.