Actualizado 03/05/2007 21:07 CET

Estonia/Rusia.- Moscú cree que el traslado de la estatua prueba que Estonia quiere revisar los resultados de la IIGM

Una organización juvenil pro-Kremlin retirará a sus manifestantes de la Embajada estonia en Rusia pero sigue exigiendo disculpas de Tallin

MOSCÚ, 3 May. (EUROPA PRESS) -

El traslado en Tallin del monumento del Soldado de Bronce y los restos mortales de los soldados soviéticos es una prueba de que en Estonia quieren revisar los resultados de la Segunda Guerra Mundial, que llevaron a la adhesión a la Unión Soviética tras la liberación de los nazis, según manifestó al canal de televisión local Vesti 24 el portavoz de Exteriores de Rusia, Mijail Kamynin.

"Queremos llamar la atención de los dirigentes de las principales instituciones europeas a que el traslado del monumento del Soldado Libertador (como también se conoce a la estatua) y los restos mortales de los combatientes soviéticos en Estonia, en el contexto de la actitud que se muestra allí a las fuerzas neonazis, constituye una prueba de que en Estonia quieren revisar los resultados de la Segunda Guerra Mundial", dijo Kamynin.

Según subrayó, el ministro de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, ha subrayado a su homólogo alemán, Frank Walter Steinmeier, en una conversación telefónica que es necesario que la Unión Europea dé su valoración respecto al conflicto, surgido a raíz de la decisión de las autoridades del país báltico de retirar en Tallin la noche del 26 al 27 de abril una estatua en memoria de la decisiva intervención del Ejército Rojo en la Segunda Guerra Mundial.

"Somos testigos de que en la mayoría de los países de Europa la opinión pública ha mantenido una posición crítica con respecto al proceder de las autoridades estonias. Pero los círculos oficiales y dirigentes de las fundamentales organizaciones europeas han manifestado una posición bastante moderada, lamentablemente", señaló. según informa la agencia rusa RIA Novosti.

La relocalización de la estatua del Soldado de Bronce desde una plaza de Tallin a un cementerio militar en las afueras de la ciudad provocó la semana pasada violentas protestas protagonizadas por la minoría rusa en Estonia. La medida ha sido calificada además por el Gobierno ruso como "blasfemia" y "sacrilegio".

No obstante, una organización juvenil pro-Kremlin anunció hoy que detendrán el bloqueo de la Embajada estonia en Moscú, donde numerosos activistas han protagonizado concentraciones durante la última semana para protestar por el traslado del Soldado de Bronce.

Anastasia Suslova, una portavoz de la organización Nashi, señaló que, sin embargo, continuarán exigiendo una disculpa por parte del Gobierno estonio, ya que, como la mayoría de los rusos, opinan que la estatua supone un tributo a los millones de soldados soviéticos que murieron en la Segunda Guerra Mundial, pero muchos estonios lo ven como un amargo recuerdo de las cinco décadas bajo el régimen comunista.

BOICOT COMERCIAL

De hecho, numerosos políticos y empresarios rusos han hecho un llamamiento para ejercer un boicot contra productos estonios. Así, el comercio minorista de Rusia se han negado a adquirir productos de la fábrica de bombones Kalev, una de las más grandes en Estonia.

Según informó a la agencia RIA Novosti el portavoz de la compañía Yurinat, distribuidora oficial de Kalev, los principales clientes --Séptimo Continente y Wester-- han renunciado a nuevas adquisiciones y están dispuestos a devolver lo que les queda de las anteriores. Asimismo, las empresas Kopeika y Samojval ha informado que dejarán de vender los productos estonios.

Previamente, en Moscú se difundió una declaración oficial del alcalde, Yuri Luzhkov, en la que exhorta a las organizaciones federales y municipales rusas a congelar las relaciones económicas con Estonia.