La Eurocámara pide a EEUU acabar con la traumática separación de menores en la frontera y respetar los DDHH

Publicado 18/07/2019 16:41:51CET
Frontera de México con Estados Unidos en Ciudad Juárez
Frontera de México con Estados Unidos en Ciudad JuárezREUTERS / JOSE LUIS GONZALEZ - Archivo

Los populares rechazan sumarse a la condena de la Eurocámara a Estados Unidos por su trato a los migrantes en la frontera con México

BRUSELAS, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

El pleno de la Eurocámara ha reclamado a la Administración estadounidense de Donald Trump que ponga fin a la separación traumática de los menores de sus familiares tras cruzar la frontera desde México y que respete los Derechos Humanos, el derecho al asilo y el principio de no devolución y unas condiciones de recepción dignas, en una resolución aprobada este jueves.

El Partido Popular Europeo (PPE) se ha desmarcado en el último minuto del texto, a pesar de que su contenido fue consensuado por los principales grupos de antemano, y ha votado en contra, al igual que el grupo de extrema derecha Democracia e Identidad y el de Vox. Aún así, el texto ha salido adelante por 330 votos frente a 252 en contra y 55 abstenciones.

En el texto, muy crítico, el pleno de la Eurocámara insta a Washington a respetar "las obligaciones de Derechos Humanos internacionales en Estados Unidos" y a garantizar el derecho al asilo, el principio de no devolución y condiciones de recepción "dignas", dejando claro que el despliegue del Ejército en la frontera "no es el instrumento adecuado" y la frontera debería gestionarla "policía especializada" entrenada "debidamente" en el respeto de los Derechos Humanos.

Los eurodiputados lamentan "profundamente" la muerte de siete menores inmigrantes bajo custodia policial en Estados Unidos y respaldan una investigación de las autoridades estadounidense para esclarecer las circunstancias y garantizar que "la rendición de cuentas".

También denuncian las condiciones "deplorables" actuales en los centros de detención en Estados Unidos y exigen a Washington que garantice "inmediatamente" el acceso al agua, los alimentos y los cuidados médicos para "todos" los detenidos.

Los eurodiputados reclaman al Gobierno estadounidense que ponga "fin" a la separación de las familias y permita la reunificación "urgentemente" de todos los menores que siguen separados de sus familiares, atiendan las necesidades específicas de los menores y le piden una solución urgente a la detención, tanto en el caso de los menores como de los adultos.

En el texto, denuncian "la traumatización sistemática" que la separación puede provocar a los menores y sus familiares y dejan claro que la separación y la detención "nunca van en el interés mejor del menor".

Los eurodiputados lamentan que el uso de la separación familiar parece ser "una herramienta" de la Administración de Trump "dirigida a disuadir a la gente" de venir y le piden ratificar la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño.

También denuncian las redadas contra migrantes indocumentados y sus hijos, especialmente los procedentes de Centroamérica y su criminalización y advierten de que dicha política represiva y de criminalización favorece la xenofobia, el odio y la violencia.

Los eurodiputados también muestran preocupación por las recientes políticas migratorias adoptadas por el Gobierno mexicano y le piden que cumpla los Derechos Humanos y los estándares internacionales al gestionar los flujos.

En el texto, también rechazan una política económica coercitiva y la imposición de aranceles como forma de lograr soluciones constructivas y sostenibles a desafíos como la inmigración al considerarlos "contraproducentes".

POPULARES, EXTREMA DERECHA Y VOX, EN CONTRA DE LA CONDENA

En el debate previo al voto, el eurodiputado popular alemán Michael Gahler ha defendido que Estados Unidos es "un socio importante" y que en Europa "no están exentos de errores" en el trato a inmigrantes y no tienen una posición común. "Esta forma de crítica a nuestro socio, tan importante no corresponde", ha justificado, después de que los socialistas hayan acusado a los populares de dar marcha atrás en el último momento en su apoyo al texto, tal y como ha afeado la socialista Kati Piri.

La eurodiputada de la Liga, del grupo Identidad y Democracia, Susanna Ceccardi ha criticado que la Eurocámara habla de Estados Unidos como "si fuera el tercer mundo", ha pedido que Europa no dé "lecciones humanitarias" a Washington y ha defendido que la lucha de Trump contra la inmigración clandestina "es mejor que el buenismo de algunos líderes" en Europa a favor de abrir sus puertos a los inmigrantes y que luego trasladan "el problema a los países de primera acogida".

También el eurodiputado de Vox Hermann Tertsch, integrado en el grupo de los Conservadores y Reformistas, ha defendido "el derecho y la obligación" de Estados Unidos de defender sus fronteras y su soberanía y ha considerado que "no puede ser" pretender "obligar al Gobierno de Estados Unidos prácticamente a renunciar" a ello.