La expedición de pasaportes en China discrimina a tibetanos y musulmanes, según HRW

Actualizado 13/07/2015 13:14:15 CET
Ejemplo de pasaporte chino
Foto: REUTERS

NUEVA YORK, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La doble vía utilizada por China en el sistema de expedición de pasaportes supone serias restricciones en cuanto a libertad de movimiento, especialmente para los habitantes de las zonas pobladas por minorías religiosas como los tibetanos y musulmanes, según ha advertido este domingo el observatorio de Derechos Humanos Human Right Watch (HRW).

   Este sistema discriminatorio chino solicita a los habitantes de estas zonas más documentación que a otros ciudadanos. Las restricciones adicionales existentes en la Región Autónoma del Tíbet (RAT) desde el año 2012 han llevado a la prohibición casi total de realizar cualquier viaje al extranjero para los habitantes de esta región, excepto por asuntos gubernamentales.

   En octubre de 2014, menos del 10 por ciento de las administraciones a nivel de prefectura requerían aún el uso del sistema de solicitud del pasaporte por vía lenta, con una excepción, todas eran zonas con una gran cantidad de población tibetana o musulmana, según ha recogido HRW en su informe.

   "Las autoridades chinas deberían movilizarse con rapidez para desmantelar este sistema de pasaportes abiertamente discriminatorio", ha afirmado la directora de HRW para China, Sophie Richardson. "Las restricciones también violan la libertad de creencia debido a la negación o limitación de la capacidad para viajar de las minorías religiosas a la hora de participar en peregrinaciones fuera de China", ha añadido.

   El informe de HRW muestra la evolución de este sistema de doble vía discriminatorio, en el que existe un sistema de vía rápida para los habitantes de las zonas pobladas principalmente por la mayoría étnica del país. Sin embargo, en aquellas zonas pobladas por minorías éticas y religiosas existe únicamente un sistema de vía lenta en la tramitación de esta documentación.

   Además, el informe también ha recogido casos en los que los habitantes de las zonas pobladas con minorías étnico-religiosas han sufrido retrasos hasta cinco años para obtener un pasaporte o la documentación fue directamente rechazada sin aportarles ninguna razón reconocida legalmente.

RETIRADA DE PASAPORTES EN 2012

   Además, el informe de HRW también ha examinado la decisión de las autoridades tibetanas tomada en 2012 de retirar todos los pasaportes ordinarios en la región autónoma. Cuando el Gobierno chino puso en marcha una iniciativa llamada ePassports, las autoridades del Tíbet emitieron una orden interna conocida como Aviso No. 22, que anunciaba que "todos los pasaportes ordinarios aún válidos en la región serían retirados sin excepción".

   El Gobierno tibetano pidió a todos los habitantes de la región que entregaran su pasaporte ordinario, incluso aunque éstos estuvieran aún en vigor, supuestamente para ser remplazados por los nuevos pasaportes. La petición nunca se hizo pública, sólo se comunicó de forma oral cuando la gente acudía a los funcionarios locales.

   El estudio de HRW ha mostrado que la auténtica razón del Gobierno de imponer restricciones policiales en torno a los pasaportes en algunas zonas minoritarias después de 2012 fue en parte para impedir el viaje para determinadas formas de estudios religiosos y peregrinaje. Las nuevas regulaciones han declarado que la asistencia a eventos religiosos en el extranjero, a saber impartidos por el Dalai Lama, está considerada como una actividad política subversiva.

   Sin embargo, las autoridades chinas han negado que haya prohibición alguna sobre los habitantes del Tíbet en cuanto al acceso de sus pasaportes y han afirmado que el proceso es lento simplemente porque es más complejo.

   El Gobierno chino debería garantizar que los criterios y procedimientos de expedición de pasaportes fueran iguales para todos los ciudadanos e implantar inmediatamente procesos de vía rápida en la RAT y otras regiones afectadas por este problema, así como dejar de tratar la asistencia a los eventos religiosos en el extranjero como actividades ilegales, ha expresado HRW.

Para leer más