Actualizado 20/09/2007 22:49 CET

El fiscal vuelve a dar a los padres de Madeleine el beneficio de la duda

LISBOA, 20 Sep. (EUROPA PRESS/Patricia Ferro) -

El 'caso Madeleine' ha dado la vuelta al mundo gracias al papel de muchos medios de comunicación que encontraron en él todos los ingredientes para el culebrón del verano. Ahora que el fiscal ha desmentido a todos los medios portugueses y británicos, que muchas veces fueron los portavoces de la Policía, y anunció que los padres no van a volver a ser interrogados, el caso ha comenzado a perder interés en la prensa lusa.

La dimensión estratosférica que ha adquirido la desaparición de la pequeña Madeleine no tiene antecedentes. Su cara ha recorrido las televisiones y los periódicos de todo el mundo. Además, de estaciones, aeropuertos, tiendas y autobuses de medio planeta. Pero este caso ha tenido sus puntos altos y bajos. Cuando todo ocurrió, el 3 de mayo, la repercusión fue elevada, pero con el paso de los meses fue perdiendo interés.

A principios de agosto, el caso reapareció de nuevo tras encontrarse restos de sangre en la habitación del apartamento del que desapareció Maddie, como se llama cariñosamente a la pequeña de 4 años, y en el coche que sus padres alquilaron 25 días después. A partir de ahí, los rumores sobre la implicación de los padres se dispararon y a principios de septiembre, Kate y Gerry, eran constituidos sospechosos oficiales.

Eso hizo las 'delicias' de muchos tabloides y medios sensacionalistas que daban a los padres como culpables. Éstos regresaron a Reino Unido, y todos daban por hecho a diario y en numerosas páginas, que volverían a ser interrogados.

Sin embargo, el fiscal general del distrito de Évora, Luis Bilro Verao, máximo responsable público de este caso, aclaró que entre las diligencias solicitadas al juez no estaba realizar un nuevo interrogatorio a los McCann porque tras ser constituidos sospechosos, no se habían recogido nuevos elementos de prueba que lo justificasen.

PROSEGUIRÁN LAS DILIGENCIAS

El fiscal también aclaró que aunque la principal línea de investigación sigue siendo que la pequeña está muerta, "no fue excluida ninguna línea de investigación". Asimismo, dijo que "proseguirán las diligencias, bajo la dirección del ministerio público y a cargo de la Policía Judicial (PJ)" y éstas "se desarrollaran de acuerdo con el plan establecido".

Ahora, con esta nueva información que desmiente lo que los medios aseguraban en las últimas semanas, todo parece haber cambiado, al menos en Portugal, en donde hoy la prensa apenas se hacía eco del caso, en comparación con la gran cobertura realizada hasta el momento.

ALEGRÍA DE LOS PADRES

Esta información fue acogida con alegría por los padres de Madeleine, que en los últimos días han anunciado una nueva campaña para buscar a su hija, ya que siguen convencidos de que está viva.

El abogado portugués del matrimonio, Carlos Pinto de Abreu, aseguró que "las buenas noticias son que las autoridades han decidido seguir todas las líneas de investigación, lo que renueva las esperanzas de Kate y Gerry de encontrar a su hija".

"Ha habido demasiadas especulaciones, mucha ficción y muy poca humanidad en las historias que han circulado contra los McCann", declaró el letrado en referencia a las informaciones de los medios de comunicación. "Espero que ahora las cosas cambien un poco", manifestó.

En las próximas semanas, la PJ deberá realizar las diligencia autorizadas por el juez y después, teniendo en cuenta los resultados de las mismas, se tomarán nuevas decisiones. Ahora, queda esperar.