Actualizado 30/05/2008 13:57 CET

Francia convierte en obligatorio el referéndum para la entrada de Turquía en la UE

Reuters

PARÍS, 30 May. (EUROPA PRESS) -

La Asamblea Nacional francesa votó ayer a favor de la obligación de convocar un referéndum para consultar a los franceses sobre la entrada en la Unión Europea de países que representen más del 5% de su población, una disposición que afecta directamente a Turquía.

Durante el debate sobre la reforma de las instituciones que concluyó ayer en la Cámara Baja, los diputados dieron su visto bueno por 48 votos a favor y 21 en contra a una enmienda presentada por el parlamentario de la UMP Jean-Luc Warsmann, que supone una victoria para los enemigos del ingreso de Turquía en el club comunitario.

En su proyecto de ley, el Gobierno había suprimido el referéndum automático sobre las futuras adhesiones a la Unión Europea que incorporó el presidente Jacques Chirac en 2005 en el artículo 88-5 de la Constitución gala para tranquilizar a los franceses justo antes de la consulta sobre el Tratado constitucional europeo.

Por su parte, el presidente Nicolas Sarkozy se comprometió en varias ocasiones a organizar una consulta si la cuestión de la entrada de Turquía en la UE se planteaba durante su presidencia.

No obstante, el texto del Gobierno dejaba a la Cámara la elección entre una ratificación parlamentaria de las nuevas adhesiones o la vía del referéndum, pero esta redacción preocupaba a muchos miembros de la UMP, abiertamente contrarios a la entrada de Turquía en la UE y, por lo tanto, revisaron el dispositivo de acuerdo con el Gobierno.

Así, para la ministra de Justicia, Rachida Dati, la enmienda presentada mantiene el objetivo del Gobierno de "evitar los referendos inútiles respondiendo al mismo tiempo a una aspiración de los franceses de pronunciarse sobre los grandes retos europeos".

Aun así, el tema ha provocado cierta división en las filas del partido que apoya al Gobierno porque algunos no ven con buenos ojos incluir en la Constitución una disposición que se dirige implícitamente a un país.

"No podemos empezar unas negociaciones con Turquía y dar a entender que le cerraremos la puerta al final del proceso", avisó Bruno Le Maire, antiguo director de Gabinete del ex primer ministro Dominique de Villepin. "En la V República, el referéndum es una libertad del presidente, no una obligación", añadió.

Pero al menos unos cuarenta diputados de la UMP amenazaron con votar contra el proyecto de reforma en su conjunto si no se inscribía en la Constitución la obligación del referéndum para el caso turco.

Desde el Partido Socialista, René Dosière juzgó la enmienda "indigna y vergonzosa", mientras que Manuel Valls recriminó al partido gubernamental que juegue con la Constitución para solucionar sus problemas internos.

Por lo demás, los diputados culminaron ayer el debate de los 35 artículos y 589 enmiendas presentadas al proyecto de modernización de las instituciones que será votado de manera solemne en una sesión prevista para el próximo martes 3 de junio.