Francia.- Ségolène Royal, esperanzada en la victoria

Actualizado 05/05/2007 19:59:10 CET

PARÍS, 5 May. (del corresponsal de EUROPA PRESS, Salvador Martínez) - .

Ségolène Royal es la candidata a la elección presidencial del principal partido de la oposición en Francia, el Partido Socialista (PS) francés. A pesar de que ninguno de los últimos 106 sondeos de opinión que han sido publicados prevea su victoria en los comicios por la jefatura del Estado galo, Royal se dice "esperanzada" en vencer de manera sorpresiva en la segunda vuelta de la elección presidencial que se celebra mañana.

Royal ha sido en esta campaña presidencial la perseguidora en materia de intención del voto del candidato favorito en la carrera hacia el Elíseo según los sondeos, Nicolas Sarkozy, aspirante a la Presidencia de la República francesa del partido gubernamental Unión por un Movimiento Popular (UMP).

En las últimas dos semanas en la elección presidencial, Royal ha intentado por todos los medios hacerse con el voto centrista, a saber, los cerca de 7 millones de electores que eligieron al candidato del partido centrista, Unión por la Democracia Francesa (UDF), François Bayrou, el tercer aspirante más votado en la primera vuelta de la elección presidencial.

Para ello, Royal no ha dudado en romper los cánones que han regido las campañas presidenciales que han tenido lugar hasta hoy en Francia. Así, en ninguna carrera hacia el Elíseo se vio como en la presente campaña, un debate televisado entre una concurrente en la segunda vuelta de la elección presidencial y un aspirante eliminado en la primera vuelta como el que protagonizaron Royal y Bayrou.

Nacida hace 53 años en Dakar, la capital de Senegal, en el seno de una familia de padre militar y ocho hermanos, Royal ha pasado todas las pruebas necesarias para entrar en la meritocrática sociedad política francesa.

Ha cursado estudios en el prestigioso Instituto de Estudios Políticos de París, en la elitista Escuela Nacional de Administración (ENA) y aprobó en 1994 uno de los exámenes más difíciles que pueden realizar los juristas en Francia, el de abogada del Estado.

Su carrera política no ha estado marcada por su participación en la vida del PS francés. De hecho, nunca ha tomado la palabra en un Congreso del partido, una realidad que no ha impedido que haya ocupado cargos ministeriales de segundo orden en diferentes gobiernos. Entre 1992 y 1993 fue ministra del Medioambiente, entre 1997 y 2001, ministra de la Enseñanza escolar además de responsable de la cartera de Familia e Infancia entre 2000 y 2001.

No son sus cargos en estos ministerios 'menores' de un ejecutivo sino su escasa implicación en la vida del PS francés lo que convierte a Royal en una personalidad política nueva en la escena pública francesa. Su marcada independencia respecto del partido que pretende auparla al Elíseo hace creíble su reivindicación de "mujer libre" ante el electorado francés.

Tanto es así que ella, y no el partido, ha controlado en todo momento su campaña, llegando a inspirarse del mismo modo del proyecto de gobierno socialista del PS francés como de los "debates participativos" que protagonizó con los ciudadanos antes de redactar su proyecto presidencial, "El pacto presidencial".

Ségolène Royal es la primera mujer francesa clasificada para la segunda vuelta de los comicios presidenciales. En su candidatura, la defensa de los derechos de las mujeres ocupa un lugar prioritario. A ellas se dedicará en un primer momento el gobierno que ella nombre si es elegida presidenta pues ha prometido que la primera ley aprobada en su mandato presidencial será un texto contra la violencia de género claramente inspirado en el texto aprobado por el Parlamento español a iniciativa del ejecutivo que dirige José Luis Rodríguez Zapatero.

Precisamente al presidente del Gobierno español, Royal debe que en Francia se le haya apodado "Zapatera" pues la prensa gala comenzó a dirigirse hacia Royal con este apodo tras imponerse en la región francesa de Poitou-Charentes en las elecciones regionales francesas de marzo de 2004, el mes en que el PSOE se imponía en las elecciones generales en España.

En 'Maintenant' el libro-entrevista que la candidata firma junto a la periodista del semanario Elle, Marie-Françoise Colombani, Royal asegura que el sobrenombre "Zapatera", es "un símbolo de victoria".