Francia/UE.- Sarkozy ofrecerá su visión de Europa el próximo martes en el Parlamento Europeo

Actualizado 09/11/2007 20:36:51 CET

PARIS, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ofrecerá el próximo martes 13 de noviembre en la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo su "visión de Europa" y de los "desafíos" a los que tiene que hacer frente en estos momentos, según indicó hoy en rueda de prensa el portavoz del Elíseo, David Martinon.

Antes de intervenir ante el pleno de la Eurocámara, el presidente galo mantendrá un encuentro con el presidente del Parlamento, el alemán del PPE Hans-Gert Poettering, con quien Sarkozy ya tuvo ocasión de reunirse poco después de su llegada al Elíseo, un gesto de su "consideración y respeto" por la institución comunitaria.

Sarkozy tendrá ocasión de exponer ante los eurodiputados las ideas sobre la Unión Europea que ha ido desgranando tanto durante la campaña de las presidenciales francesas como en sus seis meses de mandato y podría adelantar algunas de las iniciativas que Francia impulsará a partir del 1 de julio de 2008, fecha en la que el país galo asumirá las riendas de la Unión.

El portavoz del Elíseo volvió a reiterar hoy que la política de inmigración será uno de los ejes de la futura presidencia francesa y que Sarkozy desea impulsar una verdadera política europea sobre este asunto. A ello hay que añadir la energía y el medio ambiente, la política de defensa europea, la relación con los países terceros y el proyecto de Unión Mediterránea, como prioridades francesas.

Entre las propuestas que el propio Sarkozy ha venido adelantando figura, por ejemplo, la convocatoria de una cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de los países ribereños del Mediterráneo con el objetivo de fijar las bases políticas, sociales y culturales de la Unión Mediterránea, un proyecto que Sarkozy presentó de manera solemne en Tánger durante su reciente visita de Estado a Marruecos.

El jefe del Estado galo invitó también a todos los que se ven afectados por lo que pasa en el Mediterráneo a participar en la cita como observadores y a contribuir al éxito de un proyecto de Unión que no se hará, dijo, en contradicción con el Proceso Euromediterráneo ni se construirá "contra África o contra Europa" sino "con Europa y con África".

Sarkozy propondrá pues a la Comisión Europea que se asocie plenamente y participe en todos los trabajos para que la relación sea de asociación y complementariedad y ambos mecanismos se "respalden" y se "refuercen" para forjar progresivamente un "único y mismo destino".

Adelantó además que, en los próximos meses, consultará con todos los países ribereños los detalles de esta cumbre y que propondrá trabajar sobre una decena de proyectos concretos en torno a los cuales podrá fijarse la futura cooperación.

También ha hecho ya alguna propuesta en el ámbito medioambiental, en concreto para estudiar la creación de un impuesto europeo que grave los productos importados por la Unión Europea que no cumplen los requisitos del protocolo de Kioto y establecer un IVA reducido para los productos ecológicos.

RATIFICACIÓN

Por otro lado, una vez superado el escollo del Tratado de Reforma, aprobado por los Jefes de Estado y de Gobierno el pasado 19 de octubre en Lisboa, Francia se dispone a ser el primer país europeo en ratificarlo dado que Sarkozy anunció que se haría vía parlamentaria.

En ese contexto, el jefe del Estado galo ha venido manteniendo en las últimas semanas una ronda de contactos con todos los representantes políticos para garantizar que el texto sale adelante sin sorpresas en el Parlamento galo. Los socialistas franceses, divididos sobre la fallida Constitución europea que los ciudadanos franceses rechazaron en referéndum, han optado esta vez por respaldar el nuevo Tratado.

Curiosamente, un sondeo realizado tras la aprobación del texto revelaba que el 68% de los franceses votaría 'si' al nuevo Tratado europeo de convocarse una nueva consulta. Francia fue el país que en 2005 abrió una seria crisis institucional en la Unión Europea al votar 'no' a la malograda Constitución europea, un texto al que también dieron la espalda los holandeses y que obligó a los 27 a simplificar el Tratado.

Según los analistas, puede haber dos razones que expliquen este giro de la opinión pública gala. Por un lado, la habilidad de los dirigentes europeos para trivializar este nuevo texto, despojándolo de la solemnidad del anterior, de su caracter constitucional y, sobre todo, de los aspectos considerados "demasiado liberales".

Por otro lado, puede que haya habido cierto arrepentimiento en las filas de los partidarios del 'no, a la vista de que no existió 'plan B' ninguno y de que el doble fracaso francés y holandés llevó a la UE a una larga travesía para salir del atasco institucional en el que se vio sumida.