Actualizado 04/05/2013 08:05 CET

El Frente Polisario pide al Consejo de Seguridad que aplique la última resolución para Sáhara Occidental

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

El Frente Polisario ha solicitado este viernes al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que garantice la aplicación de la recientemente adoptada resolución sobre Sáhara Occidental, al tiempo que ha denunciado firmemente la "represión sistemática" de manifestaciones saharauis democráticas en los territorios ocupados por parte de las fuerzas de seguridad marroquíes.

"El Gobierno saharaui denuncia firmemente la supresión sistemática de manifestaciones pacíficas en los territorios ocupados de Sáhara Occidental y en el sur de Marruecos y urge al Consejo de Seguridad a garantizar la aplicación de su última resolución, violada por el poder colonial marroquí apenas 24 horas después de su adopción", ha dicho el Ministerio de Asuntos Exteriores saharaui a través de un comunicado.

Así, ha subrayado que más de 40 saharauis fueron agredidos por la Policía marroquí en la localidad de El Aaiún "ante los ojos de Amnistía Internacional apenas horas después de la adopción de la resolución 2099/2013.

"Localidades ocupadas como Smara, Bujdur y Dajla, así como Assa y Gulimine, en el sur de Marruecos, han sido escenario de sangrientos enfrentamientos entre manifestantes pacíficos saharauis y las fuerzas represoras marroquíes", ha agregado, según ha recogido la agencia oficial saharaui de noticias, SPS.

"Manifestantes pacíficos han reclamado el derecho de su pueblo a un referéndum de autodeterminación, garantizado por la Carta de Naciones Unidas y para el que fue creada la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO) y sobre la que ambas partes acordaron, así como la liberación de los presos políticos, el respeto de los Derechos Humanos y el fin de la explotación de sus recursos naturales", ha apuntado.

En este sentido, ha destacado que las autoridades marroquíes han lanzado "un intento en vano" para "embarrar las aguas" y "conseguir una justificación para su intervención violenta contra los manifestantes".

El Ministerio de Asuntos Exteriores ha argumentado que "las fuerzas represoras marroquíes ordenaron a la Policía que vistiera ropas civiles y se armara con machetes, palos y rocas para simular ataques contra oficiales uniformados".

El 25 de abril, el Consejo de Seguridad de la ONU renovó por un año el mandato de la MINURSO sin incluir entre sus competencias la supervisión de los Derechos Humanos en la antigua colonia española, tal como pedían Marruecos y Francia.

El texto, una vez retiradas las menciones polémicas, fue aprobado por unanimidad. La nueva versión se limita a instar a todas las partes en conflicto a mantener sus "esfuerzos" para la "promoción y protección de los Derechos Humanos en Sáhara Occidental y en los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia).

REACCIONES

Marruecos mostró su "satisfacción" mediante un comunicado leído por el portavoz de la Casa Real, Abdelhak Lamrini, quien recalcó que la resolución adoptada por la ONU "no contiene ningún apartado que implique, ni de cerca, una vigilancia internacional de los Derechos Humanos".

En líneas generales, Marruecos vio respaldadas sus políticas con el documento aprobado por el principal órgano de toma de decisiones de Naciones Unidas. Entiende que la ONU asume las "explicaciones" dadas desde Rabat sobre los planes de soberanía para el Sáhara Occidental, que pasan básicamente por una autonomía limitada.

La Casa Real marroquí también se mostró satisfecha por el reconocimiento del "carácter regional" de la disputa territorial y por el llamamiento "directo" lanzado a los países vecinos para que se "impliquen" en la resolución del conflicto. Asimismo, aplaudió que el Consejo exija la elaboración de un censo en los campamentos de refugiados.

La satisfacción de Marruecos no la compartió, como era de esperar, el Frente Polisario, grupo que controla la República Árabe Saharaui Democrática (RASD). La representación del Polisario ante la ONU había mostrado su conformidad con el primer borrador presentado por Estados Unidos.

El representante de este grupo ante la ONU, Ahmed Boujari, agradeció los esfuerzos estadounidenses y lamentó que, "por razones desconocidas", renunciase a su primera iniciativa. Boujari declaró que aún confía en que la supervisión de los Derechos Humanos pueda ser discutida en el futuro.

Para Amnistía Internacional, la votación fue una "oportunidad perdida". El director de la ONG para Oriente Próximo y el norte de África, Philip Luther, denunció que el Consejo de Seguridad "ha fallado a la población del Sáhara Occidental y de los campamentos de refugiados de Tinduf perdiendo una oportunidad única".

Amnistía sí considera un paso adelante el llamamiento incluido en la resolución para que las partes implicadas en el conflicto "apliquen medidas independientes y creíbles" que garanticen el bienestar de la población saharaui. Para ello, según la organización, hacen falta "pasos concretos" como aclarar las posibles torturas sufridas por detenidos.

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, había subrayado en su último informe sobre el Sáhara Occidental la necesidad de establecer una "vigilancia independiente, imparcial, global y sostenida de la situación de los Derechos Humanos" en la zona.