Frontex vigila el aumento de más del doble de llegadas irregulares a España pero no ve vínculo con Libia

Actualizado 11/09/2017 14:06:26 CET
EUROPA PRESS/SALVAMENTO

BRUSELAS, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Agencia Europea de Control de Fronteras (Frontex) vigila con atención la tendencia al alza en las llegadas irregulares de inmigrantes a la frontera española con Marruecos, que este año suman ya unas 14.000 y suponen un incremento de más del doble, aunque la agencia no ve por el momento relación entre este aumento y un posible desvío de la ruta migratoria desde Libia.

"Por el momento no podemos decir que haya un vínculo entre los acontecimientos actuales en Libia y el aumento de llegadas desde Marruecos hacia España", ha declarado el director de Frontex, Fabrice Leggeri, en un encuentro con la prensa en Bruselas. "Las cifras se multiplicaron más de 2,5 este año respecto al año anterior", ha añadido, sobre la situación en España.

El responsable de la agencia europea ha añadido que están vigilando la situación para comprobar si existen riesgos de desplazamiento de la ruta del Mediterráneo central hacia Marruecos, pero ha recalcado que Frontex "no tiene ninguna indicación" al respecto por ahora.

La tendencia al alza en las llegadas de inmigrantes irregulares a la frontera española empezó "a principios de año", pero la mayoría de los casos se corresponde con personas de nacionalidad marroquí.

Leggeri ha pedido cautela a la hora de analizar las causas del incremento en la frontera con Marruecos, pero ha barajado que el refuerzo del despliegue policial en la región del Rif por las protestas haya repercutido en el número de efectivos presentes en la frontera con España.

En cualquier caso, el director de Frontex ha recordado que son Italia y Grecia los países de la Unión Europea que soportan una mayor presión migratoria, con 100.000 y 20.000 llegadas respectivamente. España, se situaría en tercer lugar, con las "casi 14.000" entradas registradas entre enero y agosto de este año.

Leggeri, además, ha adelantado que las autoridades españolas sopesan "prorrogar" en el tiempo las misiones de Indalo y Minerva, las dos operaciones de Frontex que se ponen en marcha cada año entre mayo y octubre en la zona para controlar el flujo migratorio.

Para leer más