La fuerza regional de la EAC dice que el repliegue del M23 "aumenta significativamente" desde el alto el fuego en RDC

Archivo - Soldados en Masisi, en la provincia de Kivu del Norte, en el este de la República Democrática del Congo (RDC)
Archivo - Soldados en Masisi, en la provincia de Kivu del Norte, en el este de la República Democrática del Congo (RDC) - ALAIN UAYKANI / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO
Publicado: martes, 18 abril 2023 15:27

MADRID, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

La fuerza regional de la Comunidad Africana Oriental (EAC, según sus siglas en inglés) en el este de República Democrática del Congo (RDC) ha señalado que el alto el fuego en el este del país hace un mes ha "aumentado significativamente" el repliegue del rebelde Movimiento 23 de Marzo (M23).

"La EACRF ha registrado un mes de alto el fuego entre las partes en conflicto en el este de RDC", ha indicado el comandante de la fuerza, el keniano Jeff Nyagah, que ha incidido en que "el alto el fuego ha aumentado significativamente la retirada del M23 de las zonas que ocupan", según un mensaje de la misión en su cuenta en la red social Twitter.

El portavoz del grupo rebelde, Willy Ngoma, ha señalado en declaraciones concedidas a la cadena de televisión británica BBC que los milicianos del grupo están trasladándose a zonas marcadas para el M23 como parte del proceso de paz mediado por varios líderes regionales.

El grupo ha manifestado en varias ocasiones que sólo aceptará desarmarse tras un proceso de diálogo con las autoridades congoleñas, si bien el presidente de RDC, Félix Tshisekedi, ha descartado esta posibilidad, por lo que existen dudas sobre la viabilidad del alto el fuego y la posibilidad de que derive en una paz duradera.

El M23 es un grupo rebelde formado principalmente por tutsis congoleños y que opera principalmente en la provincia de Kivu Norte. Tras un conflicto entre 2012 y 2013, RDC y el grupo firmaron en diciembre un acuerdo de paz. En dichos combates, el Ejército de RDC contó con apoyo de tropas de Naciones Unidas.

El grupo lanzó una nueva ofensiva en octubre de 2022, recrudecida a partir de noviembre, lo que ha provocado una crisis diplomática entre RDC y Ruanda por su papel en el conflicto. Kigali acusa a Kinshasa de apoyar a las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR), un grupo armado rebelde fundado e integrado principalmente por hutus responsables del genocidio de 1994 en Ruanda y ha denunciado discriminación y actos de odio contra la minoría tutsi en el país vecino.