Georgia.- Amnistía Internacional insta a Georgia a erradicar la tortura, "uno de los problemas más antiguos del país"

Actualizado 02/02/2006 13:23:25 CET

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) instó hoy a las autoridades de Georgia a abordar la erradicación de la tortura, "uno de los problemas más antiguos del país", y valoró "algunos primeros pasos positivos" dados por el Gobierno en este sentido, no sin recordar que desde la llamada 'Revolución de la Rosa' de noviembre de 2003 se han registrado "numerosos casos" de malos tratos.

"Ante las continuas denuncias de abusos, ahora es más importante que nunca que todas las autoridades pertinentes garanticen que las promesas de reforma pasan, firme e irrevocablemente, del papel a la práctica", declaró la directora del Programa de Europa y Asia Central de Amnistía Internacional, Nicola Duckworth, a través de un comunicado.

"Debe existir en las más altas esferas una clara voluntad política de garantizar que Georgia tiene un plan de acción completo y coherente contra la tortura, que abarque todas las regiones del país además de la capital, y que sea dotado de los recursos necesarios. El problema es antiguo y complejo; hace falta un enfoque a largo plazo, sostenido y visionario", añadió.

Según el comunicado, en los más de dos años transcurridos desde la 'Revolución de la Rosa' que llevó al poder al actual Gobierno, Amnistía Internacional ha seguido de cerca el compromiso y la práctica de las autoridades al abordar cuestiones clave de Derechos Humanos.

Entre el 30 de enero y el 1 de febrero de 2006, una delegación de la organización se reunió en Tiflis con autoridades judiciales y parlamentarias --incluidos el fiscal general, Zurab Adeishvili, y el ministro del Interior, Ivane Merabishvili--, así como con el director de la oficina de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Roy Reeve y con representantes de organizaciones no gubernamentales georgianas. En estas reuniones, los delegados expusieron sus motivos de preocupación y sus recomendaciones.

CASOS Y AVANCES

Según Amnistía, desde la 'Revolución de la Rosa' se han registrado "numerosos casos" de tortura y malos tratos, en los que se constataron métodos como la aplicación de descargas eléctricas, la colocación de bolsas de plástico en la cabeza, la suspensión de una barra colocada entre dos mesas, las quemaduras de cigarrillos y velas, la introducción del cañón de una pistola en la boca con amenaza de disparar, las amenazas contra sus familias y las patadas y palizas con porras y culatas de armas.

Muchos casos aún no han salido a la luz porque la policía encubre sus delitos y los detenidos suelen tener miedo de quejarse o de identificar a los autores por temor a las repercusiones, según Amnistía, que denunció también "graves deficiencias en la aplicación de las salvaguardias jurídicas encaminadas a prevenir la tortura y los malos tratos".

No obstante, Amnistía Internacional ha observado avances en algunos aspectos, como una mayor vigilancia de los centros de detención del Ministerio del Interior, cambios en la ley que refuerzan las salvaguardias contra la tortura y los malos tratos y, según los datos de que dispone la organización, el encarcelamiento de 12 agentes encargados de hacer cumplir la ley el año pasado por torturas y malos tratos.

En todo caso, los delegados de Amnistía Internacional reiteraron la necesidad de garantizar ciertas medidas fundamentales contra la tortura y los malos tratos, que incluyen investigaciones inmediatas, exhaustivas e imparciales sobre todas las denuncias de tortura y malos tratos, y que los autores de éstos comparezcan ante la justicia y se les impongan condenas proporcionales a la gravedad de la infracción.