El Gobierno de Chile presenta un plan de inversiones para una región indígena en el sur del país

Sebastián Piñera
REUTERS / JUAN CARLOS ULATE - Archivo
Publicado 24/09/2018 19:30:02CET

SANTIAGO, 24 Sep. (Reuters/EP) -

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, ha presentado este lunes un plan que implica inversiones por 24.000 millones de dólares (cerca de 20.400 millones de euros) para poner fin a un dilatado conflicto entre el Estado y pueblos indígenas en el sur del país.

El programa 'Impulso Araucanía' se suma a la lista de esfuerzos anteriores por zanjar el conflicto vinculado principalmente a la disputa de tierras ancestrales y ha sido uno de los temas prioritarios del mandatario de centro derecha.

"No es la respuesta final, es una propuesta que esperamos pueda ser analizada y enriquecida por toda la sociedad civil", ha señalado Piñera durante la presentación del proyecto.

El conjunto de iniciativas en varios sectores contempla mayor reconocimiento constitucional indígena e incrementar su participación en cargos de elección popular, además de dar urgencia al proyecto que crea el ministerio de pueblos originarios.

"Sabemos que los problemas y los rezagos no son nuevos, se arrastran desde hace décadas (...) ese no debe ser un obstáculo sino una motivación para entregar lo mejor de nosotros mismos para cambiar la historia", ha manifestado el mandatario.

Unos 600.000 mapuches viven en Chile, principalmente en las regiones de La Araucanía y Biobío, empobrecidos sectores ubicados entre 500 y 700 kilómetros al sur de Santiago.

Piñera ha detallado además que el plan compromete 8.000 millones de dólares (unos 6.800 millones de euros) de inversión pública entre 2018 y 2026, a lo que deberían sumarse otros 16.000 millones de dólares (13.600 millones de euros) de recursos privados.

Entre las propuestas se incluye flexibilizar la gestión de las tierras indígenas, mecanismos de financiamiento, subsidios habitacionales y una decena de nuevos hospitales.

Además, Piñera ha hecho hincapiés la intención de aplicar en la región una reconversión de cultivos tradicionales por otros de mayor rentabilidad para el país como cerezos, arándanos, olivos y viñas.

En los últimos años se han multiplicado los sabotajes en La Araucanía y otras zonas aledañas a través de quemas de casas, camiones y maquinarias de forestales como Empresas Copec y Empresas CMPC, dos de las mayores productoras mundiales de celulosa.