El Gobierno de Egipto defiende la redada en la sede del medio independiente Mada Masr

Publicado 27/11/2019 17:19:26CET
Policía en El Cairo, Egipto
Policía en El Cairo, Egipto - REUTERS / MOHAMED ABD EL GHANY - Archivo

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Egipto ha justificado este miércoles la redada llevada a cabo el domingo en el medio de comunicación independiente Mada Masr, en la que fueron detenidos brevemente varios periodistas, y ha recalcado que "no contaba con los permisos necesarios".

El portavoz del Ministerio de Exteriores egipcio, Ahmed Hafez, ha señalado que "no hubo detenciones y los procedimientos no fueron más allá de las inspecciones, interrogatorios e investigaciones".

Así, ha recalcado que las autoridades "no imponen restricciones a la libertad de opinión y expresión en Egipto, a menos que implique la incitación directa contra las instituciones estatales o violaciones de la Constitución y la ley".

Por último, Hafez ha manifestado que todos los sospechosos disfrutan de sus derechos y garantías para defenderse y ha pedido a los medios que informen con exactitud y recurran a fuentes oficiales, según ha informado el diario local 'Al Ahram'.

Los efectivos de la Policía han entrado en la sede del medio en El Cairo, según la propia publicación, "vestidos de civil", mientras que el director ejecutivo de la Red Árabe de Información sobre Derechos Humanos, Gamal Eid, señaló que alrededor de 20 miembros del personal de seguridad participaron en la redada.

Representantes de la Embajada de Francia intentaron entrar oficinas, sin conseguirlo, debido a que entre los periodistas detenidos figuraban dos trabajadores de France24 que se encontraban haciendo un reportaje en la sede en el momento de la redada.

Los periodistas de France 24 estaban entrevistando a la redactora jefe, Lina Atalá, sobre la detención días antes del periodista Shadi Zalat, quien fue liberado durante la jornada del domingo.

En la operación de El Cairo fueron detenidos temporalmente Atalá, y los periodistas Mohamed Hamama y Rana Mamdú, que se encuentran ya en libertad tras prestar declaración en una comisaría del barrio de Dokki, en Giza, a las afueras de la capital egipcia.

Amnistía Internacional condenó la redada. "En una escalada grave, las fuerzas de seguridad en Egipto han allanado la oficina del medio de comunicación independiente Mada Masr. Las fuerzas de seguridad deben desalojar las instalaciones y abstenerse de castigar a los periodistas por hacer su trabajo legítimo. #Elperiodismonoesuncrimen", manifestó la ONG a través de su cuenta de Twitter.

Reporteros sin Fronteras (RSF) describe a Egipto como "una de las prisiones más grandes del mundo para los periodistas". La organización ha clasificado al país en el puesto 163 de 180 en su Índice Mundial de Libertad de Prensa 2019. "La situación de la libertad de prensa se ha vuelto cada vez más alarmante bajo el presidente Abdelfatá al Sisi", lamentó la organización.

Contador

Para leer más