El Gobierno de Sudán subraya que los próximos seis meses "estarán destinados a alcanzar la paz"

Actualizado 12/07/2019 0:41:37 CET
Manifestación de la oposición en Jartum
REUTERS / UMIT BEKTAS

Desvela que 'Hemedti' inició contactos en Chad con varios grupos rebeldes

Desvincula a las RSF de la muerte de manifestantes y apuesta por mejorar la economía

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El embajador de Sudán en España, Mohamed Abdalá Ahmed, ha subrayado este jueves que el punto principal de los esfuerzos de las autoridades del país durante los próximos seis meses "va a ser el de la paz", una vez logrado un acuerdo entre la junta y la oposición respecto al reparto de poder en la transición.

En una entrevista concedida a Europa Press coincidiendo con los cuatro meses desde la caída del régimen de Omar Hasán al Bashir, ha desvelado que la junta inició hace diez días contactos en Chad con varios grupos rebeldes para lograr un acuerdo de paz.

Así, ha señalado que el 'número dos' de la junta, Mohamed Hamdan Dagalo, conocido como 'Hemedti', viajó a Yamena para mantener estos contactos. "El pueblo sudanés quiere vivir y llegar a una paz absoluta para que reine la seguridad", ha destacado.

Ahmed ha apuntado que "uno de los pilares principales al que quiere llegar el consejo de transición es lograr la paz con todos los movimientos armados", al tiempo que ha argüido que "la situación actual en Darfur es estable, mucho más que antes".

"Uno de los puntos principales que se van a firmar en el acuerdo (entre la junta y la oposición) es que reine una paz en la zona de Kordofán Sur y Nilo Azul y que haya una mayor estabilidad", ha puntualizado. "Los seis primeros meses estarán destinados sobre todo a alcanzar la paz", ha reiterado.

En este sentido, ha ensalzado que a nivel nacional "la situación es mucho más estable que antes" y ha desvelado que el acuerdo alcanzado la semana pasada entre la junta y la oposición podría firmarse "entre hoy y los próximos días", una vez concluya la traducción del inglés al árabe y se compruebe que "está todo bien traducido".

"Se han superado muchos obstáculos que se creían insuperables", ha manifestado Ahmed, quien ha argumentado que el pilar esencial para lograr materializar el acuerdo "es la construcción de confianza entre las partes".

De esta forma, ha alertado de que una "posible complicación" derivaría de la necesidad de que "se escuche la voz de todos los demás partidos políticos". "Todos los colores tienen que estar representados", ha defendido Ahmed, quien ha mantenido que "el acuerdo tiene que tener en cuenta al pueblo sudanés y los partidos".

DEFIENDE A LA JUNTA Y LAS RSF

Ahmed ha hecho hincapié además en el papel que ha jugado la junta durante este proceso y ha afirmado que "el éxito más importante" ha sido que el Consejo Militar de Transición (CMT) "ha intentado cumplir las necesidades y deseos del pueblo sudanés".

"También han mantenido la estabilidad, seguridad y la unidad territorial. Se han evitado episodios que han pasado en la 'Primavera Árabe', no ha habido tanto derramamiento de sangre", ha apuntado.

Sin embargo, ha reconocido que "la única observación negativa, desgraciadamente, es lo que se ha tenido que vivir sobre los casos de violencia", en referencia a las muertes registradas en el marco de las protestas en el país.

El embajador ha desvinculado sin embargo a la junta y las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF), encabezadas por 'Hemedti', de la masacre del 3 de junio, en la que murió más de un centenar de personas, según la oposición.

"A diferencia de lo que muchos piensan, no han sido órdenes del CMT", ha dicho, al tiempo que ha recalcado que "las RSF son fuerzas que establecen el orden bajo la ley" y "un pilar esencial de las Fuerzas Armadas sudanesas".

Asimismo, ha resaltado que este organismo "se ha posicionado" junto a la población durante la "revolución". "Lo que se escucha sobre el papel de represión busca hacer daño a ese papel que juegan las RSF", ha criticado.

"Se quiere abrir una investigación (sobre los sucesos del 3 de junio) precisamente porque las víctimas no son sólo civiles", ha dicho, antes de recalcar que en dicha masacre "hubo más militares muertos que civiles".

"Todavía no se conoce con precisión el comité investigador, cuántas personas (lo compondrán) o su procedencia", ha apuntado, en referencia al punto contemplado al respecto en el acuerdo.

Ahmed ha manifestado que por ahora "no se sabe quién dio el primer paso (desencadenante), si ha sido entre los ciudadanos o gente de fuera", al tiempo que ha señalado que las RSF no están al margen de la ley.

MEJORAR LA ECONOMÍA

En otro orden de cosas, ha indicado que otra prioridad será la situación económica del país, algo que ha descrito como "una de las razones que incitó la revolución".

"El acuerdo se basa principalmente en ver cómo se puede mejorar el salario de los ciudadanos y su condición económica", ha manifestado, si bien ha dicho que ello no implicaría necesariamente la vuelta de los subsidios, cuya retirada provocó las protestas contra Al Bashir.

En este sentido, ha puntualizado que, a pesar de que estos subsidios podrían no ser aplicados, "se podría ayudar a las partes más desfavorecidas de otras formas".

Por ello, ha argumentado que algunas de las vías posibles serían "la subida de la protección del petróleo, aumentar la producción agrícola (...), buscar subvenciones y ayuda económica externa y la condonación de deuda".

Ahmed ha reconocido que Sudán perdió "el 70 por ciento" de su petróleo tras la independencia de Sudán del Sur en 2011, si bien ha asegurado que "quedan muchas zonas por descubrir o que no han sido explotadas por motivos políticos".

"La situación actual ya permite explotar estas zonas e incluso animar a empresas extranjeras a que vengan con su tecnología", ha argüido, antes de desvelar que "incluso se ha enviado un mapa con los bloques conocidos a empresas españolas".

Asimismo, ha hecho hincapié en la importancia de las relaciones con Sudán del Sur, dado que "la estabilidad de Sudán es la estabilidad de Sudán del Sur", y ha expresado su esperanza de que las nuevas autoridades "se interesen más para que haya paz en las fronteras".

En cuanto a la situación de las libertades civiles, ha señalado que "lo que pide la oposición no es algo que sólo pidan ellos, lo piden todos para el pueblo sudanés".

"Se espera que en el futuro haya un mayor paso en este ámbito", ha apuntado, antes de adelantar que si bien "la libertad civil es uno de los puntos principales" que se van a tratar, será "siempre bajo condiciones y leyes".

En este sentido, ha desvinculado la suspensión del servicio de Internet durante cerca de un mes --ya restaurado-- de esta situación y ha recalcado que se debió a motivos de "seguridad" y para "mantener la estabilidad" del país.

EL CASO DE AL BASHIR

Respecto a la situación de Al Bashir, sobre el que pesa una orden de arresto del Tribunal Penal Internacional (TPI) por supuestos crímenes de guerra en Darfur, el embajador ha reiterado que no será extraditado.

"Al Bashir es un ciudadano sudanés, así que será juzgado bajo la ley sudanés, al igual que cualquier sudanés", ha dicho. "El sistema judicial sudanés es un sistema transparente que se aplica por igual a todo ciudadano", ha señalado, antes de resaltar que "el Estatuto de Roma dice que hay que dar prioridad al sistema judicial interno del país".

"Al Bashir será juzgado en Sudán, sin necesidad de extraditarle", ha manifestado, al tiempo que ha confirmado que permanece encerrado en la prisión de Kobar y que "ya está yendo a comparecer" ante el tribunal que le investiga por corrupción.

Por último, ha destacado el papel de la Unión Africana (UA) en la mediación para un acuerdo entre la junta y la oposición y ha pedido a la comunidad internacional que "tienda la mano para ayudar en la construcción de la confianza entre las partes y evite entrometerse de forma negativa", así como que "ayude económicamente hasta que Sudán pase esta fase de transición".

Contador

Para leer más