La gradual desaparición del lago Wegnia en Malí amenaza con poner fin al estilo de vida de los pescadores de la zona

Publicado 27/11/2019 20:07:21CET
Un hombre pesca en el lago Wegnia, situado en la región de Koulikoro, en Malí
Un hombre pesca en el lago Wegnia, situado en la región de Koulikoro, en Malí - REUTERS / AROUNA SISSOKO

LAGO WEGNIA (MALÍ), 27 Nov. (Reuters/EP) -

La gradual desaparición del lago Wegnia, ubicado en la región maliense de Kulikoró, amenaza con poner fin al estilo de los pescadores de la zona, en la que 12.000 personas dependen de sus recursos para alimentarse, conseguir agua e ingresos.

Modeste Traoré ha vivido toda su vida junto al lago, en la región del Sahel, y la pesca le ha permitido mantener a su extensa familia de catorce hijos, pero el aumento de las temperaturas ha provocado un aumento de la evaporación y de la reducción de su extensión.

"Si las cosas continúan así, no creo que nuestros hijos puedan volverse pescadores como nosotros", ha señalado Traoré, de 56 años, en declaraciones concedidas a la agencia de noticias Reuters.

"Durante la temporada de lluvia hay mucha agua, pero en cuanto termina, no queda agua en el lago. Somos pescadores. No creo que nuestros hijos lo vayan a ser", ha agregado.

A pesar de los avances y el apoyo internacional para intentar lograr la sostenibilidad en la zona, Traoré ahora cría ganado porque no puede atrapar suficientes peces para alimentar a su familia.

El lago Wegnia, ubicado a unos 120 kilómetros al norte de la capital, Bamako, sustenta una rica biodiversidad de la que dependen los residentes de la zona, incluidos pescadores, agricultores y pastores.

El volumen del lago se ha reducido un 20 por ciento desde 2017, según cifras del Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (IDRC, por sus siglas en inglés) y análisis de Hydrosolutions Ltd, lo que ha puesto una enorme presión sobre las comunidades locales.

Naciones Unidas describe al Sahel como "una de las regiones más degradadas ambientalmente en el mundo". La ONU ha proyectado que las temperaturas allí aumentarán 1,5 veces más que el promedio global y recuerda que el Sahel es frecuentemente afectado por sequías e inundaciones.

El grupo benéfico Caritas Suisse y el proyecto Eco-Lac Wegnia que lidera trabajan para cambiar las prácticas agrícolas, mejorar la gestión del agua y combatir los efectos del calentamiento global.

En este sentido, el coordinador local de Eco-Lac, Wegnia Moussa Savagodo, ha alertado de que si no se hacen cambios pronto, el lago desaparecerá por completo en menos de cinco años.

Contador

Para leer más