Actualizado 08/05/2018 18:10 CET

Un grupo de migrantes nigerianos denuncia a Italia por colaborar con la Guardia Costera libia

Barco de la Guardia Costera libia
REUTERS / YANNIS BEHRAKIS

ROMA, 8 May. (Reuters/EP) -

Un grupo de migrantes nigerianos que sobrevivieron en 2017 al naufragio de la patera en la que viajaban han presentado una denuncia contra el Estado italiano por violar sus derechos al apoyar la labor de la Guardia Costera libia, han anunciado este martes sus abogados.

En total, siete personas presentaron la semana pasada una denuncia conjunta ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) para acusar a Italia de violar varios artículos de la Convención Europea de Derechos Humanos, entre ellos los que obligan a los países firmantes a no permitir que las personas sean víctimas de tortura o esclavitud o que sus vidas estén en peligro.

Tanto Naciones Unidas como organizaciones defensoras de los Derechos Humanos han denunciado las duras condiciones en las que viven recluidos los migrantes atrapados en Libia. Italia ya perdió un juicio en 2012 ante el TEDH por entregar directamente a las autoridades libias a los migrantes interceptados en alta mar.

La nueva denuncia es la primera que recrimina a las autoridades italianas su colaboración con la Guardia Costera de Libia, que solo en lo que va de año ha devuelto al país norteafricano a casi 5.000 personas, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

El proceso legal puede durar años, pero en caso de que los jueces fallen a favor de los demandantes, estos podrían recibir una indemnización e Italia debería poner fin a sus trabajos para equipar, formar y coordinar a los guardacostas libios, según una de las abogadas que colabora en este caso, Violeta-Moreno Laz, de la Global Legal Action Network.

"Usar a la Guardia Costera libia como intermediaria para devolver las embarcaciones con inmigrantes solo es una forma nueva de camuflar la estrategia (de Italia) de combatir la migración irregular en el Mediterráneo atrapando a estas personas en los que el propio Ministerio de Exteriores italiano ha descrito como 'el infierno' de Libia", ha advertido Moreno-Lax.

Un portavoz naval libio, Ayoub Qassem, ha subrayado que la Guardia Costera se limita a hacer su trabajo en base a los términos previamente acordados con Italia. Asimismo, en relación a los posibles abusos, ha alegado que "todos son considerados actos individuales", en un intento por desmarcar a las instituciones a nivel general.

Italia ha suministrado hasta ahora siete barcos a los guardacostas libios y ha prometido otros tres, mientras que la UE ha formado a unos 190 efectivos. Además, las autoridades italianas también coordinan las comunicaciones en lo que se refiere a posibles pateras en peligro.

AL MENOS 20 MUERTOS

Dos de los demandantes fueron devueltos a Libia y alegan que permanecieron dos meses en un centro de detención donde sufrieron palizas y extorsiones, sin apenas acceso a comida o atención médica. Pudieron volver a Nigeria gracias a la mediación de la OIM, que ofrece un programa de retorno voluntario.

Tanto estas dos personas como el resto que figuran en los escritos fueron rescatadas en el mar el 6 de noviembre de 2017, tras un naufragio en el que perecieron al menos 20 migrantes. El barco de rescate 'Sea Watch 3' logró salvar a 59 personas y llevarlas a Italia, mientras que 47 terminaron de vuelta en Libia.

Para leer más