El grupo rebelde M23 dice que respetará el alto el fuego de 72 horas pero acusa al Ejército de RDC de violarlo

Archivo - Soldados de República Democrática del Congo (RDC) en una imagen de archivo
Archivo - Soldados de República Democrática del Congo (RDC) en una imagen de archivo - ALAIN UAYKANI / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO
Publicado: miércoles, 13 diciembre 2023 13:52

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

El grupo rebelde Movimiento 23 de Marzo (M23) ha anunciado que acepta el alto el fuego de 72 horas anunciado por Estados Unidos, que entró en vigor el lunes, si bien ha acusado al Ejército de República Democrática del Congo (RDC) de estar ya violando el pacto, por lo que "se reserva el derecho a responder".

El portavoz del M23, Lawrence Kanyuka, ha indicado en un comunicado publicado en su cuenta en la red social X que "a pesar de que el M23 no participó en la toma de la decisión del alto el fuego de 72 horas, la aplaude, dado que va en línea con el alto el fuego firmado el 7 de marzo de 2023".

"Sin embargo, si las fuerzas de la coalición del Gobierno de RDC, principalmente las Fuerzas Armadas, las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR), los mercenarios, las milicias y el Ejército de Burundi, atacan a la población civil o a nuestras posiciones, no dudaremos a la hora de proteger a los civiles y defendernos de forma profesional", ha manifestado.

Asimismo, ha recalcado que el grupo "reitera su compromiso a resolver el conflicto en el este de RDC de forma pacífica abordando las causas subyacentes al conflicto" y ha pedido a la comunidad internacional que "rompa su silencio en torno a la limpieza étnica perpetrada por el Gobierno de RDC".

Posteriormente, Kanyuka ha publicado un mensaje en X en el que ha destacado que "la coalición gubernamental despliega sus tropas hacia Kibumba, en violación del alto el fuego". "El M23 se reserva el derecho a responder en caso de ataques contra civiles o nuestras posiciones", ha zanjado.

La portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Adrienne Watson, afirmó el lunes que las partes en conflicto habían acordado un alto el fuego que cuenta con el respaldo de RDC y Ruanda, en medio de la retirada de las fuerzas de la Comunidad Africana Oriental (EAC) después de que Kinshasa decidiera poner fin a su mandato tras un año de esfuerzos infructuosos para contener la violencia de las milicias y ganarse la confianza de la población.

El M23 es un grupo rebelde formado principalmente por tutsis congoleños y que opera principalmente en la provincia de Kivu Norte. Tras un conflicto entre 2012 y 2013, RDC y el grupo firmaron en diciembre un acuerdo de paz. En dichos combates, el Ejército congoleño contó con apoyo de tropas de Naciones Unidas.

El grupo lanzó una nueva ofensiva en octubre de 2022, recrudecida a partir de noviembre, lo que provocó una crisis diplomática entre RDC y Ruanda, dado que Kinshasa acusa al país vecino de apoyar al M23. Kigali ha acusado a Kinshasa de apoyar a las FDLR, un grupo armado rebelde fundado e integrado principalmente por hutus responsables del genocidio de 1994 en Ruanda.