Publicado 27/09/2016 20:09CET

Los guerrilleros de las FARC planean su futuro tras la firma del acuerdo de paz

Miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)
REUTERS

EL DIAMANTE (COLOMBIA), 27 Sep. (Reuters/EP) -

Los más de 7.000 guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) dejarán pronto sus uniformes de combate para desempeñar una serie de trabajos como parte de un proyecto productivo puesto en marcha para evitar que los rebeldes acaben formando parte de bandas de delincuentes o traficantes de drogas.

Después del acuerdo de paz histórico firmado este lunes por las FARC y el Gobierno colombiano, las zonas rurales que se encontraban abandonadas bajo el control de los guerrilleros podrán ser ahora utilizadas para poner en marcha sus propios proyectos económicos.

"Tenemos que vincularnos también en la parte económica para no desviarnos por el camino equivocado", ha señalado el guerrillero Mauricio Jaramillo, más conocido como 'El Médico'. Después de la firma, el Gobierno se encuentra a la espera de que se celebre un plebiscito el próximo domingo que permita la definitiva entrada en vigor del acuerdo.

Si los colombianos aprueban el pacto, que pondrá fin a un enfrentamiento armado que se ha saldado con más de 220.000 muertos, las FARC tendrán seis meses para transformarse en un partido político. Mientras tanto, varias fuentes de la guerrilla han reconocido que algunos de los proyectos productivos ya están funcionando.

Las autoridades han acusado a las FARC en reiteradas ocasiones de poseer grandes extensiones de tierra y negocios en actividades como la ganadería, la construcción, el comercio, el transporte y la minería, donde habrían invertido dinero de actividades ilícitas como el tráfico de estupefacientes, la extorsión y el secuestro.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha advertido de que utilizará el dinero obtenido de forma ilícita por las FARC para pagar una serie de indemnizaciones. Los rebeldes, por su parte, han negado contar con dinero negro.

GUÍAS TURÍSTICAS

Uno de los proyectos en los que podrán trabajar los ex guerrilleros está relacionado con el turismo ecológico y de aventura en zonas selváticas, cuyo acceso estuvo prohibido durante décadas debido al conflicto armado.

Según fuentes oficiales, los turistas podrán visitar los campamentos utilizados por la cúpula de las FARC durante el proceso de paz, así como museos itinerantes. "Nadie mejor para explorar y conocer las zonas que los guerrilleros que durante tanto tiempo las han caminado", ha indicado el director del Centro Alternativo al Desarrollo, Sebastián Gómez.

El acuerdo de paz establece la creación, por parte de las FARC, de una entidad de economía "social y solidaria" denominada ECOMÚN, que contará con el apoyo del Gobierno y permitirá a los excombatientes afiliarse voluntariamente para emprender nuevos negocios.

El proyecto fija una cuota de unos 2.700 dólares por rebelde (2.400 euros), que será otorgada de una sola vez. A ello se sumarán las ayudas de agencias como el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

"No vamos a quitar empleo a nadie, al contrario, vamos a desarrollar proyectos que promuevan más oportunidades y permitan dar dinamismo a las economías en los territorios donde tendremos presencia", ha afirmado el jefe de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, más conocido como 'Timochenko'.