Guterres lamenta la decisión de Somalia de declarar 'persona non grata' al jefe de la misión de la ONU

António Guterres
NACIONES UNIDAS - Archivo
Publicado 04/01/2019 18:51:10CET

MADRID, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha dicho este viernes "lamentar profundamente" la decisión del Gobierno de Somalia de declarar 'persona non grata' al jefe de la Misión de Asistencia de la ONU en Somalia (UNSOM), Nicholas Haysom.

Guterres ha subrayado su "total confianza" en Haysom, al que ha descrito como "un funcionario internacional experimentado y respetado que ha destacado en numerosos altos cargos de liderazgo, tanto sobre el terreno como en la sede de la ONU".

Asimismo, ha manifestado que "la doctrina de 'persona non grata' no se aplica al personal de la ONU" y ha recordado que "tal y como describe la Convención de Viena de 1961 sobre Relaciones Diplomáticas, la doctrina se aplica a agentes diplomáticos acreditados en un Estado por otro Estado en el contexto de sus relaciones bilaterales".

"Naciones Unidas no es un Estado y su personal no está acreditado en los estados en los que está desplegado, sino que trabajan bajo la única responsabilidad del secretario general", ha sostenido Guterres, según su viceportavoz, Farhan Haq.

El secretario general ha expresado además su "total compromiso" con "garantizar que las necesidades del pueblo somalí están al frente del trabajo de la ONU en Somalia". "La UNSOM tiene que ser capaz de llevar a cabo su mandato de la forma más efectiva para apoyar el país", ha defendido.

Por ello, ha dicho que "pretende nombrar en su momento a un nuevo representante especial para Somalia y jefe de la UNSOM", al tiempo que ha reiterado que "sigue firmemente comprometido con apoyar a Somalia en sus esfuerzos para lograr paz, estabilidad y prosperidad para todos".

El Ministerio de Exteriores somalí acusó el martes a Haysom de "violar abiertamente los protocolos e injerir de manera deliberada" en los asuntos internos del país después de que pidiera al Gobierno que aclarase las causas de la muerte de civiles durante las protestas en la ciudad de Baidoa que tuvieron lugar en diciembre pasado.

Además, Haysom exigió una justificación legal de la detención del antiguo alto cargo de la milicia islamista Al Shabab Mujtar Robow, que planeaba postularse a las elecciones regionales. Más de una decena de personas murió el mes pasado durante los enfrentamientos entre los partidarios de Robow y las fuerzas de seguridad.

EL CASO DE ROBOW

El Parlamento de la región de Somalia Sudoccidental eligió el 19 de diciembre al candidato respaldado por el Gobierno central como nuevo presidente regional, menos de una semana después de la detención de Robow, quien contaba con un importante respaldo popular en la zona.

La comisión dio 'luz verde' a la candidatura de Robow el 2 de noviembre, poco después de que éste mantuviera un encuentro con el presidente de esta región autónoma, Sharif Hasán Sheij Adén.

La decisión fue adoptada menos de un mes después de que el Ministerio de Interior de Somalia indicara en un comunicado que Robow no podrá presentar su candidatura dado que aún hace frente a sanciones y siguen pesando contra él órdenes internacionales de detención.

El antiguo miliciano, conocido como 'Abú Mansur', llegó a ser portavoz de Al Shabaab y 'número dos' del grupo terrorista somalí. Robow cayó en desgracia en Al Shabaab en 2013 y, desde entonces, se mantenía con varios cientos de milicianos a su cargo alejado del grupo terrorista.

En junio de 2017, Estados Unidos decidió retirarle de su lista de patrocinadores del terrorismo, en la que permaneció durante cinco años. A principios de octubre anunció que se presentaría a la Presidencia de la región semiautónoma y resaltó que concurrirá a los comicios a petición de los residentes de la zona.

Días después de entregarse a las autoridades, Robow instó a los milicianos a abandonar la organización terrorista por considerar que ya no sirve al propósito del Islam.

HAYSOM REITERA SUS PREOCUPACIONES

Haysom compareció durante la jornada del jueves ante el Consejo de Seguridad de la ONU y, si bien no hizo referencia a la decisión de Mogadiscio, reiteró su preocupación por la presunta intervención del Gobierno federal en las elecciones regionales y la violencia generada tras el arresto de Robow.

Así, advirtió de que Somalia podría vivir un nuevo conflicto si no se soluciona el continuo enfrentamiento entre el Gobierno federal y los estados miembros federados y alertó de las consecuencias de que las fuerzas de seguridad detuvieran al antiguo miliciano. Asimismo, subrayó que lo sucedido no traerá nada bueno para los comicios que tendrán lugar en otras regiones, o para las elecciones nacionales de 2020.

"Esto también podría tener implicaciones para la posibilidad de que otros desertores de Al Shabaab consideren cambiar la violencia por un proceso político", zanjó.

Contador