Actualizado 16/06/2007 18:36 CET

Haniyeh anuncia "una época de paz" en Gaza y pide "una tregua recíproca y simultánea" con Israel

JERUSALÉN, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

El recientemente cesado primer ministro palestino del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), Ismail Haniyeh, ha reclamado para su partido la "legitimidad" que le corresponde, respaldada por el Parlamento, al tiempo que anunció una época "de paz y disciplina en Gaza", y la intención de reanudar, bajo el mando de la OLP, negociaciones para conseguir "una tregua recíproca, global y simultánea con Israel".

Haniyeh realizó estas declaraciones en una entrevista exclusiva con el diario francés 'Le Figaro', donde rechazó de entrada las acusaciones que le señalan como cabeza visible de un golpe de Estado en Gaza, ahora tomada en su práctica totalidad por la última ofensiva de las milicias de Hamás.

"Yo respondo a esa cuestión con otra: ¿un golpe de Estado contra quién? ¿contra nosotros mismos?", se preguntó Haniyeh. "Nosotros somos la legitimidad, nosotros somos el Gobierno legítimo, que emana del Parlamento elegido democráticamente", manifestó al diario.

El ahora depuesto primer ministro responsabilizó a las "milicias de Al Fatá", el partido moderado del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, de la situación actual. Para Haniyeh, el problema en los territorios palestinos aumentó "después de la firma de los acuerdos interpalestinos de La Meca" y tras la "formación de un Gobierno de unidad nacional", cuando "se puso en marcha una guerra de propaganda contra Hamás".

"Al Fatá se ha comportado, con algunos servicios de seguridad, como si se tratara de una milicia suya. Una vez desplegados en las calles, estos servicios iniciaron los controles y detuvieron y mataron a personas sólo por pertenecer a un partido, sólo por llevar barba", declaró Haniyeh, que no dudó en calificar de "piratas" a los miembros de las fuerzas de seguridad de Al Fatá. "Fueron ellos los que abrieron fuego contra el consejo de ministros y dispararon un misil contra la residencia del primer ministro", explicó.

Así, Haniyeh ha considerado la última ofensiva de Hamás "necesaria" para poner fin "a este desorden de seguridad". El ex primer ministro vaticinó que "la calma va a volver de nuevo". "Pienso que la situación de seguridad será mucho mejor que antes", opinó.

El ex primer ministro ha considerado la toma de Gaza como un movimiento unificador. "En adelante, habrá una única arma legítima", afirmó, añadiendo que, con el control de Gaza, Hamás hará "reinar la disciplina y la ley" en la localidad, que se podría emplear en beneficio, por ejemplo, de aquellos extranjeros que se encuentran en manos de grupos afines al Movimiento.

"Así será más fácil obtener la liberación del periodista británico, Alan Johnston. Sus secuestradores nos escucharán aún más", declaró, en referencia al corresponsal de la cadena BBC en Gaza, abducido el pasado 12 de marzo por un grupo de hombres armados sin identificar.

Haniyeh, que se refirió al orden político existente actualmente en Gaza como "mi Gobierno", declaró su intención de "proseguir su trabajo" con un "programa claro", que incluye "la creación de un Estado palestino dentro de las fronteras de 1967, es decir, en Gaza, en Cisjordania, con Jerusalén Este como capital".

"La OLP sigue al mando de las negociaciones sobre este punto. Nos comprometemos a respetar todos los últimos acuerdos, firmados por la Autoridad Palestina", explicó. Además, expresó su deseo de "la puesta en marcha de un tregua recíproca, global y simultánea con Israel".

Haniyeh negó además toda posibilidad de "separación entre los territorios palestinos, entre Jerusalén-Este, la Franja de Gaza y Cisjordania, que son indisociables". Según el ex primer ministro, "Gaza pertenece a todo el pueblo palestino y no solamente al Hamas. La separación no forma parte del orden del día, ni lo estará jamás".

Finalmente, Haniyeh concluyó la entrevista agradeciendo a la Unión Europea "la ayuda aportada al pueblo palestino. Esperamos preservar y desarrollar esta relación", y expresó su deseo de que "Europa seguirá sus esfuerzos para una supresión del embargo" financiero que pesa sobre el Ejecutivo palestino. "Pero esperamos sobre todo que ayudará a los Palestinos a alcanzar sus legítimas aspiraciones nacionales: la creación de un Estado independiente", finalizó.