27 de febrero de 2020
 
Publicado 07/01/2020 17:21:40CET

Herido un soldado en un ataque contra un puesto de respuesta contra el ébola en el noreste de RDC

Operación contra el ébola en República Democrática del Congo (RDC)
Operación contra el ébola en República Democrática del Congo (RDC) - UNICEF/ THOMAS NYBO - Archivo

MADRID, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

Al menos un soldado congoleño resultó herido de gravedad el lunes en un ataque ejecutado por supuestos milicianos mai-mai contra un puesto de respuesta contra el ébola en la localidad de Bunyuka, situada en la provincia de Kivu Norte (noreste).

Moise Tshiputulu, vicepresidente de la sociedad civil de Bashu, donde se encuentra situada Bunyuka, ha indicado que un grupo de hombres armados irrumpió en las instalaciones para intentar robar parte del material.

Asimismo, han agregado que los militares presentes en la zona abrieron fuego contra los atacantes, matando a tres de ellos, según ha recogido el portal local de noticias Actualité.

Tshiputulu, quien es además un activista a favor de los Derechos Humanos en la región, ha criticado lo sucedido y ha reclamado a los atacantes que "recuperen la razón, ya que el Gobierno necesita su energía y desarrollo para el desarrollo del país".

Por su parte, el jefe de Bashu, Abdoul Kalemie III, ha acusado a "incívicos" de estar detrás de estos actos, en unos momentos en los que "las autoridades están centradas en instaurar la paz en la región de Beni".

Varios grupos armados controlan partes del este de RDC pese a que la guerra de 1998-2003 concluyera formalmente. El conflicto causó millones de muertos, la mayoría víctimas del hambre y las enfermedades.

La violencia armada ha complicado la lucha contra el brote de ébola que se declaró en el este del país --con Kivu Norte como uno de los epicentros-- el año pasado. Desde entonces se han registrado ataques contra instalaciones médicas y personal sanitario.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó el viernes que la epidemia de ébola en República Democrática del Congo se ha cobrado las vidas de 2.232 personas, según el último balance, que recoge los datos de mortalidad hasta el 2 de enero.

Asimismo, la OMS constató un total de 3.262 casos confirmados y 118 casos probables, lo que comporta tasa de mortalidad general del 66 por ciento desde la declaración de la epidemia en agosto de 2018.

Del total de casos confirmados y probables, más de la mitad (1.900 casos) eran mujeres. Los niños menores de 18 años representan un tercio, con 953 casos. Los trabajadores de la salud representan un cinco por ciento de los casos.