HRW exige la liberación de voluntarios detenidos por las acusaciones "sin fundamento" de tráfico de personas

Un chaleco de la vida de niño se ve entre los millares de otros en Lesbos.
REUTERS / YANNIS BEHRAKIS - Archivo
Publicado 06/11/2018 7:22:36CET

MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

Human Rights Watch (HRW) ha pedido este lunes la retirada de las acusaciones "sin fundamento" presentadas por los fiscales griegos contra varios voluntarios para rescatar a los migrantes y solicitantes de asilo del mar.

Sarah Mardini, una de las dos hermanas que lograron salvar a las 19 personas que viajaban junto a ellas en una patera después de que se lanzasen al agua y lograsen arrastrar la embarcación hasta la isla griega de Lesbos, fue detenida por tráfico de inmigrantes, espionaje y blanqueo de dinero. El alemán Sean Binder también está recluido en Atenas y ambos han negado todos los cargos.

Otros dos ciudadanos griegos también están en prisión preventiva, entre ellos Nassos Karakitsos, que fue detenido una semana después que Mardini y Binder, según HRW.

"Las acusaciones de blanqueo de dinero, tráfico de personas y espionaje no son más que un esfuerzo por criminalizar el activismo humanitario en favor de los refugiados y migrantes en Grecia", ha afirmado el investigador principal de los derechos de los niños en HRW, Bill Van Esveld. "Estos cargos deben ser retirados y los activistas deben ser liberados", ha manifestado.

Según HRW, las acusaciones de delitos graves afirman que los esfuerzos de Mardini y Binder para llevar a cabo operaciones de búsqueda y rescate en el mar Egeo y para ayudar a las personas que llegaron a la isla de Lesbos equivalen a tráfico de personas.

La organización también ha señalado que las acusaciones también malinterpretan su trabajo voluntario con un grupo humanitario sin fines de lucro que participa en operaciones conjuntas con la Guardia Costera Griega.

Los cinco delitos de los que se acusa a Mardini y Binder conllevan penas de hasta 25 años de prisión. Ahora se encuentran en prisión preventiva desde hace dos meses y la ley griega permite hasta 18 meses.

Un juez rechazó el pasado 10 de septiembre las apelaciones de ambos debido a la gravedad de las acusaciones y llegó a la conclusión de que podrían "reincidir".

"Que la Policía griega usara el término 'tráfico' para describir el rescate humanitario muestra lo absurdas que son las acusaciones", ha afirmado Van Esveld.

"La declaración de la Policía reconoce que las personas rescatadas son 'refugiados' que no deben ser penalizados por entrar ilegalmente para buscar asilo. Sin embargo, afirma que ayudarles es 'tráfico', que por definición implica coerción y explotación, para lo cual no hay ninguna prueba", ha aseverado.

HRW ha afirmado que poner en prisión a las personas que han rescatado a los migrantes podría tener un gran efecto para otros activistas humanitarios en un momento en el que el número de personas que fallecen en aguas turcas y griegas está aumentando.

Según la Organización Internacional de Migraciones (OIM), la tasa de mortalidad general en el mar Mediterráneo también ha aumentado de forma drástica, mientras que los grupos de rescate no gubernamentales se enfrentan a obstáculos legales para continuar con sus actividades.

"La solidaridad con las personas que huyen de la persecución, la guerra y las violaciones graves de los Derechos Humanos debe fomentarse, no criminalizarse", ha recalcado Van Esveld.

Contador