30 de marzo de 2020
 
Actualizado 17/02/2020 9:34:24 CET

HRW pide a Australia nuevas leyes para perseguir las violaciones de DDHH fuera de sus fronteras

Una familia en un refugio de de la ciudad de Maarat Misrin, en el noroeste de Siria.
Una familia en un refugio de de la ciudad de Maarat Misrin, en el noroeste de Siria. - Anas Alkharboutli/dpa

MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

La ONG Human Rights Watch (HRW) ha recomendado este domingo al Gobierno de Australia que introduzca una nueva legislación que permita emitir sanciones específicas contra aquellas personas, o entidades, extranjeras que hayan cometido graves violaciones contra los Derechos Humanos.

HRW ha recordado que "como parte de una política exterior que promueve activamente los Derechos Humanos", Australia debería aprobar una ley con la que se autorice llevar a cabo sanciones, como imponer prohibiciones de visa o congelar activos.

Se trata de una legislación, ha recordado, similar a la de otros países, como Estados Unidos, Reino Unido y Canadá.

"Las sanciones específicas son una herramienta útil de política exterior para presionar en la rendición de cuentas", ha explicado la directora australiana de Human Rights Watch, Elaine Pearson.

"El Gobierno de Australia debería unirse a otros gobiernos y aprobar una ley que especifique la violación de los Derechos Humanos y la corrupción como criterios para aplicar sanciones específicas".

La ONG ha explicado que la actual legislación australiana permite imponer sanciones, pero el proceso es "complicado, 'ad hoc', opaco y difícil de seguir", debido a esto, ha asegurado, "rara vez se han aplicado sanciones específicas contra los violadores de Derechos Humanos".

En cambio, HRW ha puesto como ejemplo la Ley Global Magnitsky sobre Responsabilidad de Derechos Humanos de Estados Unidos, con la que se han logrado sancionar desde 2012 a al menos 199 personas y entidades de una amplia gama de países.

"Decirles a los infractores de derechos en otros países que no pueden viajar a Australia o meter su dinero en bancos australianos puede suponer un fuerte impacto", ha defendido Pearson.

"Al unirse a otros países con leyes similares, Australia enviará un mensaje contundente a los líderes abusivos de otras partes de que hay consecuencias de largo alcance para sus acciones", ha sentenciado.

Para leer más