Actualizado 13/03/2007 15:49 CET

India.- La ONU recomienda en un Informe el cierre de la carretera que atraviesa la reserva del pueblo 'Jarawa' en India

Muestra su preocupación por la construcción de grandes embalses en otras partes del país sin el consentimiento de estos pueblos

MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo informe de Naciones Unidas, considerado por la ONG Survival como "demoledor", insta a India a proteger al pueblo indígena 'Jarawa' de las Islas Andamán cerrando la carretera que atraviesa sus territorios. Según la ONG, desde hace cuatro años el Gobierno de India desafía un dictamen de su propio Tribunal Supremo que ordena el cierre de la carretera.

De esta forma, el informe del Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de la ONU dice textualmente que India "debería proteger a los pueblos indígenas tales como los 'Jarawa' contra invasiones de sus tierras y usurpaciones de sus recursos por parte de colonos, cazadores furtivos, empresas privadas u otras terceras partes, e implementar la orden de 2002 del Tribunal Supremo que insta a cerrar la parte de la Andaman Trunk Road que atraviesa la reserva Jarawa".

Según Survival, "han transcurrido más de cuatro años desde la fecha tope impuesta por el Tribunal Supremo, y las autoridades de las Islas Andamán no han tomado ninguna medida para cerrar la carretera, e incluso han solicitado al Tribunal que revoque la orden".

El Informe de la ONU expresa además "preocupación" por el hecho de que proyectos como la carretera Andaman Trunk Road y la construcción de grandes embalses en otras partes de India "se estén llevando a cabo en tierra de indígenas sin el consentimiento de éstos".

Asimismo, recomienda que India que ratifique el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre Pueblos Indígenas y Tribales, que es la principal legislación internacional sobre pueblos indígenas.

Por su parte, Survival ya presentó el pasado mes de febrero un Informe ante el Comité de la ONU alertando de que el pueblo 'Jarawa' puede ser "exterminado" si el Gobierno de India no toma medidas para protegerle, entre otros peligros de esta carretera y sobre todo de la caza furtiva.

PELIGROS A LOS QUE SE ENFRENTAN

Los 'Jarawa' son nómadas cazadores-recolectores, y se desplazan en grupos de 40 a 50 por las selvas de las Islas Andamán. Construyen pequeñas cabañas provisionales cuando se desplazan, y también otras mayores y más permanentes, donde conviven varias familias. Recolectan miel, raíces y bayas, cazan cerdos y lagartos, y capturan peces con lanzas.

Este pueblo, junto con otros pueblos indígenas del archipiélago --los 'sentineleses', los 'onge' y los 'granandamaneses'-- fueron los únicos habitantes de las Islas hasta la llegada de los británicos a mediados del siglo XIX y se estima que han vivido allí alrededor de 60.000 años. Las islas forman parte ahora del territorio deIndia.

Los 'Jarawa' evitaron el contacto con los no indígenas hasta 1998 --disparaban con frecuencia con arcos y flechas a los intrusos que se adentraban en su territorio--, pero desde 1998, y a causa de la presión que ejercen los colonos sobre su tierra y sus recursos, han abandonado esta práctica y mantienen ahora un cierto contacto "amistoso", según Survival.

El Gobierno de India creó una reserva para los 'Jarawa' en 1957. La entrada a esta zona sin un permiso especial estaba prohibida a cualquiera que no sea 'Jarawa', sin embargo, en la década de los setenta el Gobierno empezó a construir la carretera Andaman Trunk Road a través de la reserva, lo que les expone a un contacto diario con no indígenas.

Actualmente, el contacto con los colonos que utilizan la Andaman Trunk Road y con los cazadores furtivos que entran a la reserva desde la carretera y desde la costa, suponen las principales amenazas para la supervivencia de los 'Jarawa', al traer consigo "explotación, violencia y enfermedades". Los funcionarios locales suelen ser cómplices de estos abusos, según Survival.

Los 'Jarawa' "también están expuestos al riesgo que plantean las intervenciones gubernamentales realizadas bajo suposiciones erróneas, que pueden poner en peligro su salud, trastornar su modo de vida y robarles su independencia", agrega la ONG.

Además, este pueblo es extremadamente vulnerable a las enfermedades, que pueden introducir las personas que invaden sus tierras. En 1999 y 2006, se produjeron varios brotes de sarampión, una enfermedad que ha aniquilado a muchos pueblos indígenas en todo el mundo.