Actualizado 08/08/2007 19:19 CET

Indígenas-Los pueblos indígenas se han convertido en "una prioridad reforzada" de la cooperación española, según la AECI

MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

El subdirector general de Cooperación con América del Sur de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) y director del Programa Indígena, Rafael Soriano, destacó hoy que la colaboración con estas poblaciones se ha convertido en "una prioridad reforzada" para el Gobierno de España, que articula sus ayudas a través del Plan Director 2005-2008.

Con motivo de la conmemoración mañana del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, y cuando se cumple el décimo aniversario del Programa Indígena, creado en 1997, Soriano hizo balance en declaraciones a Europa Press de los objetivos conseguidos durante este tiempo, para concluir con una estimación "altamente positiva".

En primer lugar, porque el Plan Director ha permitido la elaboración de la Estrategia de la Cooperación Española con los Pueblos Indígenas (ECEPI), un marco de actuación orientado "a todos los agentes sociales" que colaboran con estas poblaciones y que persigue articular las ayudas prestadas por España al modelo de desarrollo que elija libremente cada comunidad beneficiaria.

Se trata, explicó Soriano, "de que no hagamos nada con nadie sin que el beneficiario dé antes conformidad a nuestra actividad. Esto supone que aquellas actividades que afectan a pueblos indígenas habrán de incorporar la percepción de lo que ellos quieren. Por ejemplo, en educación, que la enseñanza que reciben se haga en su lengua nativa (...) como puede pasar con el guaraní".

Además, prosiguió, la ECEPI "reconoce la relación de los pueblos indígenas con la protección de la biodiversidad" porque "su presencia es la que garantiza el uso y desarrollo sostenible de esos territorios. Siendo una prioridad para todos la lucha contra el cambio climático, la experiencia de gestión sostenible de los pueblos indígenas" es un modelo del que "tenemos mucho que aprender".

APOYO DIRECTO

En cuanto a los fondos que se destinan a programas relacionados con la población indígena, Soriano recordó que el 40% de la Ayuda Oficial al Desarrollo que destina el Gobierno se emplea en América Latina, donde reside la mayor parte de los indígenas del mundo, por lo que "directa o indirectamente" este apoyo les beneficia.

Como ejemplo de iniciativas bilaterales de intervención directa financiados por la AECI, se refirió al "programa de Alfabetización en Paraguay, donde se enseña en español y guaraní; la Escuela Intercultural de Sungarococha, en la amazonía peruana, donde se capacitan maestros y se elaboran materiales adaptados a cada comunidad"; o el "trabajo en Perú con la Defensoría del Pueblo para dar a conocer los derechos de los indígenas" y destacó que "son cada vez más las ONG españolas que plantean actividades en este sentido".

Sin embargo, aún quedan retos por superar. La AECI se plantea por ello seguir reforzando el apoyo oficial a estos pueblos, cumpliendo con "los contenidos de la ECEPI y socializando el documento" para hacerlo extensivo a todos los agentes implicados. Además, persigue reforzar la comunicación social sobre la necesidad de apoyar a los indígenas, especialmente "desde una perspectiva de derechos".

Según datos del Foro Permanente para Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas, hay más de 5.000 pueblos indígenas, que suman 370 millones de personas en el conjunto de la población mundial. De ellos, en torno a 50 millones viven en América, por lo que constituyen, aproximadamente, el 12% de los habitantes de la Región, alcanzando en ciertos países entre el 60 y el 80% del total nacional. A pesar de ser el 5% de la población mundial, son el 10% de las personas pobres del mundo.