La Inteligencia paquistaní conocía el paradero de Bin Laden

Actualizado 20/03/2014 12:11:49 CET
Actualizado 20/03/2014 12:11:49 CET

La Inteligencia paquistaní conocía el paradero de Bin Laden

Según una periodista del 'NYT'

MADRID, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El principal servicio de Inteligencia de Pakistán --el Servicio de Inteligencia paquistaní (ISI)-- conocía el paradero del líder de Al Qaeda, Usama bin Laden, según una investigación realizada por la periodista del diario estadounidense 'New York Times' Carlotta Gall y publicada en su último libro.

   Tras la publicación en el periódico neoyorquino de un extracto de su  libro 'El enemigo equivocado: América en Afganistán (2001-2014)', en el que la periodista publica la investigación completa, varios altos cargos de la Inteligencia paquistaní han negado la versión de Gall.

   Gall sostiene que el ISI contaba con una oficina especial para encargarse del líder del grupo terrorista y que el entonces jefe del servicio de Inteligencia, el teniente general Ahmed Shuja Pasha, también conocía el paradero de Bin Laden.

   No obstante, altos cargos del ISI lo niegan y aseguran que "nadie en Pakistán conocía la presencia de Bin Laden", según ha informado el diario local 'Dawn'. "No hay nada cierto en el artículo del 'New York Times'", han asegurado los altos cargos, que han pedido mantenerse bajo condición de anonimato. "Esas acusaciones no tienen ninguna base", han añadido.

   Gall, que fue corresponsal para el diario estadounidense en Afganistán y Pakistán entre 2001 y 2013, asegura que fuentes internas le informaron acerca de un departamento especial del ISI que "operaba de forma independiente" y que estaba dirigido por una persona "que tomaba sus propias decisiones, sin informar a ningún superior".

   "Se encargaba de una sola persona: Bin Laden", ha escrito la periodista.

   "Después de toda una década informando en Afganistán y Pakistán, me sentí fascinada al ver dónde y cómo se había escondido (Bin Laden). Había prescindido de todo el séquito que le rodeaba en Afganistán y, durante casi ocho años, dependió únicamente de dos paquistaníes de confianza", explica Gall en el extracto publicado.

   La periodista informa de que necesitó dos años para reunir las "pruebas circunstanciales" para demostrar que la Inteligencia paquistaní tenía conocimiento del paradero del terrorista.

   Según el texto publicado, Gall consiguió en una ocasión que un antiguo jefe del ISI, Ziauddin Butt, le dijera que creía que el expresidente paquistaní Pervez Musharraf había organizado todo para ocultar a Bin Laden en Abotabad. "No tenía pruebas y, tras ser presionado, afirmó en la prensa paquistaní que había sido malinterpretado", ha escrito Gall.

   "Finalmente, una tarde de invierno de 2012, obtuve la confirmación que estaba esperando", escribe la periodista, haciendo referencia a una "fuente interna" que no menciona. Hasta ahora, no ha habido ninguna reacción oficial ni del Ministerio de Asuntos Exteriores paquistaní ni del ISI.