Actualizado 26/04/2007 20:51 CET

Irak.- Un senador republicano asegura que el día que comience la retirada de Irak "Al Qaeda declarará su victoria"

((Esta noticia sustituye a la anterior sobre el mismo tema))

El máximo responsable militar estadounidense en el país árabe señala a Al Qaeda como un importante enemigo con considerable resistencia

WASHINGTON, 26 Abr. (EP/AP) -

El senador republicano Sam Brownback aseguró hoy que el día que comience la retirada de los efectivos militares norteamericanos de Irak, será, dijo, "el día en que Al Qaeda declare su victoria".

Mientras, el máximo responsable militar de las tropas estadounidenses en Irak, el general David Petraeus, consideró que "Irak es en realidad el frente central de la campaña global de Al Qaeda", y añadió que el grupo terrorista es "un importante enemigo con una considerable resistencia y capacidad para realizar horribles ataques".

En una rueda de prensa en el Departamento de Defensa, el general reconoció que la situación en Irak describió la actual situación en Irak de "extremadamente compleja y dura", a pesar de que, según aseguró, se ha producido una ligero descenso de la violencia tanto en Bagdad como la provincia de mayoría suní de Al Anbar, no sin "sacrificios".

Petraeus reconoció que los esfuerzos de Estados Unidos por pacificar Irak conocerán días complejos, antes de que la situación sea más llevadera. En este sentido, Petraeus reconoció que la de Irak ha sido la guerra "más compleja y desafiante que nunca haya visto".

No obstante, destacó la ligera mejora en los últimos dos meses desde que el presidente, George W. Bush, aprobara el refuerzo de tropas en cerca de 21.500 efectivos aunque reconoció que "hay una enorme trabajo adicional por hacer". "Sólo acabamos de empezar con los nuevos esfuerzos", agregó.

Petraeus, quien hizo estas declaraciones mientras el Senado norteamericano debatía una proposición de ley, aprobada ayer por la Cámara de Representantes para iniciar el repliegue de tropas el próximo 1 de octubre, aseguró al respecto que ha intentado "permanecer al margen de las cuestiones políticas acerca de las varias propuestas legislativas", un proyecto de ley que Bush ya ha dicho que vetará.