Actualizado 13/03/2012 14:44 CET

Irán niega que limpiase el complejo militar de Parchin

DUBAI, 13 Mar. (Reuters/EP) -

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán ha negado que las autoridades "limpiasen" el complejo militar de Parchin antes de la visita que realizó un grupo de expertos de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) y ha calificado de "propaganda sin valor" las afirmaciones en ese sentido.

A los inspectores de la AIEA no les permitieron entrar en la base de Parchin, que se encuentra en Teherán, el pasado febrero. Pero la representación diplomática de Irán ante la AIEA aseguró la semana pasada que el Gobierno va a permitir que los inspectores la visiten.

Diplomáticos de países occidentales han advertido de que Irán podría estar aplazando la visita para poder retirar de las instalaciones cualquier prueba de que allí se han probado explosivos, una actividad que podría indicar que Teherán está intentando fabricar armas nucleares. La semana pasada, el director general de al AIEA, Yukiya Amano, dijo que no descartaba esa posibilidad.

Pero Ramin Mehmanparast, portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, ha explicado que "Parchin es un complejo militar donde se realizan actividades militares convencionales". "La afirmación de que se han limpiado (las evidencias de) pruebas nucleares de carácter militar no es correcta ni sensata", sino que es "propaganda sin valor", ha declarado en una rueda de prensa.

"Quienes tienen conocimientos sobre los aspectos técnicos saben que esas declaraciones no tienen importancia. Si se estuviesen realizando pruebas nucleares en ese lugar, no se podrían ocultar las evidencias", ha añadido.

Respecto a la última visita de los expertos de la AIEA, Mehmanparast ha indicado que "si hubiesen tenido más paciencia y hubiesen podido quedarse más tiempo, a lo mejor podrían haber hecho la visita después de llegar a un acuerdo sobre el marco en el que se iba a realizar".

Un informe publicado por ese organismo internacional el pasado noviembre dice que Teherán había construido una gran cámara contenedora en Parchin para probar explosivos, un dato que la AIEA considera un indicio claro de que se estaba desarrollando un programa para fabricar armas atómicas. Las primeras sospechas aparecieron en 2004, a raíz de unas imágenes obtenidas vía satélite.

La República Islámica insiste en que su programa nuclear no tiene fines militares y que solo pretende producir energía. El Grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia, China y Alemania) ha aceptado la propuesta de Irán de seguir negociando sobre este tema.

Mehmanparast ha indicado que pronto se confirmarán los detalles de esas conversaciones y ha vuelto a defender el derecho de su país a desarrollar una tecnología nuclear con fines pacíficos, de acuerdo con lo establecido por el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares.