El jefe de UNSMIS: La misión está "moralmente obligada" a quedarse en Siria

Actualizado 20/06/2012 15:31:38 CET

NUEVA YORK, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

El jefe de la Misión de Observación de Naciones Unidas en Siria (UNSMIS, por sus siglas en inglés), el general de División noruego Robert Mood, ha transmitido al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que los observadores sufrieron la semana pasada diez ataques directos e indirectos antes del cese de sus actividades pero ha dejado claro que la operación está "moralmente obligada" a permanecer en el país.

En su intervención ante los representantes de los quince países que conforman el máximo órgano de decisión de Naciones Unidas, el general Mood ha relatado los diez ataques sufridos por los observadores de UNSMIS, según ha explicado a la cadena de televisión qatarí Al Yazira un diplomático que ha asistido a la sesión celebrada a puerta cerrada.

Las actividades de UNSMIS permanecen suspendidas desde el pasado sábado, cuando el jefe de los observadores adoptó esa decisión por el riesgo que afrontaban sus subordinados, unos militares que deben vigilar el cumplimiento del alto el fuego en todo el país pero que trabajan desarmados.

Mood ha hecho hincapié en que los observadores están "moralmente obligados" a permanecer en Siria aunque hayan tenido que suspender sus actividades de supervisión por la escalada de violencia pero ha subrayado que no podrán volver a realizar patrullas hasta que el presidente sirio, Bashar al Assad, y los opositores armados manifiesten "un compromiso verificable" para cesar las hostilidades.

"Hemos tomado esta decisión basándonos en la evaluación de los riesgos sobre el terreno, que hacen extremadamente difícil cumplir con las misiones encomendadas", ha afirmado el general Mood, en declaraciones a la prensa tras su discurso el martes ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Por su parte, el embajador sirio ante Naciones Unidas, Bashar Jaafari, ha acusado a los grupos "armados" opositores de estar incumpliendo el plan de paz promovido por el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan, y ha remarcado que el respeto a esa iniciativa tiene una importancia esencial para el pueblo sirio.

"La única forma de avanzar es garantizar el éxito del plan de paz de Kofi Annan", ha afirmado Jaafari. El Consejo de Seguridad también ha escuchado el relato del jefe de Misiones de Paz de Naciones Unidas, Hervé Ladsous, que la semana pasada alerto de que Siria está al borde de una guerra civil total.

Según la cadena Al Yazira, más de 3.300 personas han muerto en Siria desde el despliegue de los observadores de la UNSMIS, a mediados del pasado mes de abril. El mandato inicial de la operación expira el próximo 20 de julio, aunque, por el momento, no se ha apuntado ninguna fecha para retomar la supervisión del alto el fuego.