Jodorkovsky pide la libertad condicional tras cumplir la mitad de su condena

Mijail Jodorkovski
DENIS SINYAKOV / REUTERS
Actualizado 31/05/2011 1:41:19 CET

MOSCOW, 30 May. (Reuters/EP) -

El ex magnate petrolero ruso Mijail Jodorkovsky ha solicitado su puesta en libertad bajo fianza tras cumplir la mitad de su condena en la cárcel, después de que un tribunal decidiera la semana pasada reducir a trece años de prisión la pena que le impuso la justicia rusa en el segundo juicio en su contra.

El que fuera el hombre más rico de Rusia, fue arrestado en 2003 y condenado a catorce años de prisión por malversación de fondos y blanqueo de dinero.

Tanto Jodorkovsky como su socio comercial, Platon Lebeved, que también ha pedido la libertad bajo fianza, fueron condenados el pasado mes de diciembre a permanecer en prisión hasta 2017 pero un tribunal de Moscú decidió la semana pasada reducir en un año su condena, dejándola en trece años de prisión, por lo que ambos deberán permanecer encarcelados hasta 2016.

Jodorkovsky ha proclamado repetidamente su inocencia en este caso. La resolución judicial de la semana concede a Jodorkovsky, que ya ha cumplido la mitad de su condena, el derecho a solicitar el indulto sin tener que reconocer su culpabilidad.

"Pido al tribunal que estudie mi solicitud de libertad bajo fianza", ha escrito en su página web oficial Jodorkovsky (www.khodorkovsky.ru). "No reconozco mi culpabilidad porque estoy recurriendo la decisión (previa) del tribunal ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y ante el Tribunal Supremo", ha añadido.

Las anteriores solicitudes de libertad bajo fianza realizadas por el ex magnate petrolero fueron rechazadas por las autoridades rusas. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos estudiará el caso de Jodorkovsky este martes.

El presidente ruso, Dimitri Medvedev, ha adoptado un tono más suave en sus declaraciones sobre Jodorkovsky, lo que ha alimentado las especulaciones sobre la posibilidad de que el ex magnate petrolero pueda ser liberado antes de cumplir su condena.

El actual primer ministro, Vladimir Putin, que todavía es considerado el político más poderoso de Rusia, ha mantenido una postura mucho más dura con Jodorkovsky y ha asegurado que es un ladrón que debe permanecer entre rejas.

Los críticos con el Gobierno ruso mantienen que el proceso judicial contra Jodorkovsky forma parte de una campaña del Kremlin por reforzar el control estatal sobre los beneficios del petróleo y representa un castigo por sus continuos desafíos a Putin, que fue presidente desde 2000 hasta 2008.

En este segundo juicio, Jodorkovsky fue condenado por el robo de miles de millones de dólares a la subsidiarias de la compañía Yukos por medio de una manipulación en el precio del crudo, así como de blanqueo de dinero.

El caso de Jodorkovksy se ha convertido en un símbolo de la injusticia en Rusia y ha puesto de manifiesto el incumplimiento de las promesas de Medvedev de garantizar el imperio de la ley. Los gobiernos de los países occidentales han condenado el veredicto contra el ex magnate del pasado mes de diciembre y han argumentado que pone en entredicho el compromiso de Rusia con la justicia.