Juncker pide a Rumanía que no ponga en riesgo su entrada en Schengen "alejándose" de la democracia

Publicado 23/10/2018 12:50:08CET

El presidente rumano admite "controversias" pero promete "proseguir una lucha sin cuartel pero justa contra la corrupción"

BRUSELAS, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha defendido que Rumanía entre en el espacio europeo sin fronteras Schengen antes de que concluya en noviembre de 2019 su mandato al frente del Ejecutivo comunitario y ha instado al Gobierno rumano a no poner en riesgo este objetivo "alejándose" de las normas democráticas, a la luz de sus polémicas reformas judicial y del Código Penal para despenalizar algunos delitos de corrupción.

"Rumanía debería formar parte de la zona Schengen. Me gustaría que esto se lograra antes de que terminara el mandato de esta Comisión", ha defendido el luxemburgués durante su intervención en un debate con el presidente rumano sobre el futuro de Europa en sesión plenaria en la Eurocámara en Estrasburgo (Francia).

"Uno no debe poner esto en peligro alejándose de los principios del Estado de Derecho", ha avisado no obstante el jefe del Ejecutivo comunitario, que ha dejado claro que se trata de un mensaje tanto para el Gobierno como el Parlamento rumanos.

Juncker ha subrayado su "profundo deseo" de que "antes" de que Rumanía asuma la presidencia de la UE en el primer semestre de 2019 "encontrara un consenso nacional en lo que respecta al Estado de Derecho, la lucha contra la corrupción". "Esto es sumamente necesario porque, si no, a la Comisión le va a resultar muy difícil poder pronunciarse a favor de la recomendación para que pueda adherirse al acuerdo de Schengen", ha remachado.

El presidente de la Comisión Europea ha asegurado que "sin Rumanía, la Unión Europea no estaría completa", ha puesto en valor que la ampliación a los países del Este de Europa bajo el yugo soviético han permitido "definitivamente lograr la reconciliación entre historias y la geografía europea" y ha defendido que desde su entrada al bloque en 2007 Rumanía se ha puesto "a la cabeza de la integración europea".

El presidente rumano, Klaus Iohannis, ha admitido que "la lección de la democracia es una de las lecciones más importantes" que ha aprendido el país, que se deshizo en 1989 de "la dictadura comunista". "Por eso, apreciamos todavía más los valores de la familia europea. Por ello, Rumanía es un país profundamente adherido al proyecto europeo", ha defendido.

Dicho esto, ha admitido que el país es "una democracia joven" y hay "que mejorar". "Los rumanos tienen la voluntad y fuerza para avanzar en este camino europeo en el que se ha embarcado. Va de la ambición de superar cualquier obstáculo firmemente enraizado en la gran familia europea, a la que pertenecemos", ha agregado, poniendo en valor que el país tiene "una sociedad vibrante y dinámica", los rumanos defienden "los valores cívicos" y "las generaciones jóvenes creen en Europa".

"Esto se ha demostrado claramente cuando ha habido necesidad de defender el Estado de Derecho y la democracia", ha incidido, en referencia a las múltiples manifestaciones y protestas de los ciudadanos rumanos en los últimos años contra de la corrupción en el país y a favor de las libertades fundamentales.

En su turno de réplica, tras numerosas intervenciones de eurodiputados que han alertado de la corrupción en el país, han comparado la deriva en el país con los casos de Polonia y Hungría y le han reclamado que controle a los servicios de inteligencia, Iohannis ha reconocido "controversias" en el país pero ha subrayado su compromiso de que "en esta lucha salga ganando la Rumanía europea, democrática" y ha prometido "proseguir una lucha sin cuartel pero justa contra la corrupción".

"¿Pero que alguien me diga en qué democracia parlamentaria no existen este tipo de divergencia?" en el marco de "un debate político", ha lanzado, insistiendo en que Rumanía ha "cambiado a fondo" desde el fin del régimen comunista, "es un Estado de Derecho" y "un Estado democrático", ha obtenido resultados "nada desdeñables en su lucha contra la corrupción" y preservará "en su integridad el Estado de Derecho".

"Somos un país de Europa del Este que sigue creyendo en la democracia, una democracia a la europea", ha zanjado, poniendo además en valor su crecimiento económico "constante" y que el país representa "un ancla de estabilidad en la zona geográfica".

CUMBRE DE SIBIU

Respecto al futuro de Europa, Iohannis ha puesto en valor la importancia de la cumbre que acogerá Sibiu en mayo para "perfilar" el futuro del proyecto europeo y ha avanzado que entre las prioridades de su presidencia europea estarán lidiar con el Brexit, tratar de llegar a un acuerdo "lo antes posible" sobre una política común de inmigración y acordar el próximo presupuesto europeo.

En todo caso, ha rechazado en todo caso "la idea de una Europa a múltiples velocidades o de una Unión de círculos concéntricos" para avanzar en el proyecto europeo, insistiendo en la necesidad de preservar "la unidad" y "el carácter indivisible de la Unión".

"A mí tampoco", le ha replicado Juncker, que ha insistido en que ese escenario de una Europa a múltiples velocidades no es el suyo y también ha insistido en la necesidad de acordar el próximo presupuesto europeo "antes de las elecciones europeas" de mayo.

Contador