Juncker, sobre el respaldo de Orban a alianza de partidos contra la inmigración en la UE: "No puedo creerlo"

Viktor Orban
REUTERS / TAMAS KASZAS - Archivo
Publicado 11/01/2019 14:22:48CET

BRUSELAS, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, no ha querido este viernes valorar el apoyo del primer ministro húngaro, Viktor Orban, a una alianza de fuerzas políticas contrarias a la inmigración en la Unión Europea de cara a las elecciones europeas de mayo, abanderada por el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini.

"Sobre las propuestas que habría hecho Orban, prefiero verificarlo porque no creo lo que he leído" en la prensa, ha dicho el jefe del Ejecutivo comunitario en rueda de prensa conjunta con la primera ministra rumana, Viorica Dancila, en Bucarest, tras participar en el tradicional encuentro entre Ejecutivos para abordar las prioridades de la presidencia semestral del Consejo de la UE, que asumió Rumanía el 1 de enero.

Orban ha aplaudido este jueves la alianza entre los Gobiernos de Italia y Polonia para construir un frente euroescéptico de cara a las elecciones europeas de mayo en las que, ha confiado, se impongan los partidos contrarios a la inmigración.

Así, el primer ministro húngaro ha asegurado que el "eje Roma-Varsovia" es "una de las mejores cosas con las que podía haber empezado el año" y ha puesto en valor que esté abierto a trabajar "con las fuerzas contrarias a la inmigración dentro del PPE (partido Popular Europeo)", al que, su partido el Fidesz, sigue siendo "leal".

"Para combatir el extremismo, para no generar sentimientos y mensajes antieuropeos, necesitamos respuestas a cuestiones a las que están confrontados los ciudadanos en Rumanía y en Europa", ha agregado la primera ministra rumana.

Al ser preguntados por las difíciles negociaciones entre países para aceptar el reparto de los 49 inmigrantes que permanecieron a bordo de los barcos de las dos ONG que los rescataron, de cara a resolver casos similares en el futuro, Juncker ha asegurado que "si los Estados miembro hubieran adoptado todas las propuestas en materia de inmigración que ha presentado la Comisión, no estaríamos en la situación en la que nos encontramos cada mes, cada semana y cada día casi", en alusión también a la propuesta para crear un mecanismo de reparto automático de inmigrantes entre países de la Unión en base a cuotas.

El jefe del Ejecutivo ha confiado en que la Presidencia rumana acelere las negociaciones sobre la reforma del asilo y ha confiado en que "al menos" se puedan adoptar cinco de las siete directivas que están "a punto de ser finalizadas" y se dejen las dos que plantean "más dificultades".

Juncker ha dejado claro que si los países quieren "luchar contra los movimientos secundarios" de migrantes también hay que aprobar el resto. "Lo mismo para la protección de las fronteras externas", ha dicho, afeando que los Gobiernos rechacen dotar con 10.000 agentes el cuerpo de fronteras y guardacostas europeo para 2020, como ha planteado la Comisión, cuando algunos sostenían antes que la cifra era "modesta".

El Ejecutivo comunitario ha defendido por su parte "soluciones temporales" como la que se encontró para permitir el desembarco de los 49 migrantes tras el acuerdo previo sobre su reparto entre países como "puente" hasta que la reforma de Asilo sea acordada y entre en vigor, ha explicado en rueda de prensa la portavoz de Inmigración del Ejecutivo comunitario, Natasha Bertaud, quien ha insistido en la necesidad de que dichas soluciones cuenten con "una masa crítica", es decir, un número "suficientemente grande" de países dispuestos a acoger a migrantes, para que sean "eficaces".

Contador