Kenia.- La Policía abate en dos días a diez presuntos miembros de una secta prohibida acusada de varias decapitaciones

Actualizado 26/06/2007 20:34:40 CET

NAIROBI, 26 Jun. (EP/AP) -

La Policía de Kenia ha matado en dos días a diez presuntos miembros de una secta prohibida por las autoridades acusada de varias decapitaciones en la capital, Nairobi, y en las afueras, según informó el portavoz policial Eric Kiraithe.

En este sentido, explicó que dos hombres armados fueron abatidos hoy mientras intentaban robar dinero a unos conductores de minibús. Estos vehículos, conocidos como 'matatus', son el principal medio de transporte público en Kenia.

Además, el agente destacó que otros cinco sospechosos fueron abatidos el pasado domingo en un enfrentamiento con una patrulla policial en un barrio del este de la ciudad conocido por ser un bastión de la secta Mungiki.

Después del incidente, las autoridades se incautaron de un fusil, una pistola, dos machetes y cuatro trajes militares de combate. "Eran miembros de (la secta) Mungiki y seguiremos tomando medidas contra esta secta prohibida", añadió.

Las ideas de la secta Mungiki, cuyo nombre significa "multitud" en el idioma kikuyu, se basan en las revueltas de los Mau Mau en los años cincuenta contra el régimen británico, pero se ha convertido en una banda callejera a la que se atribuyen asesinatos, violaciones y extorsión.

El grupo es sospechoso de las muertes de al menos 20 personas en los últimos tres meses, incluidas 12 que fueron encontradas mutiladas o decapitadas.

También hoy, un presunto miembro de la secta murió en el barrio de Dandora, ubicado en el este de Nairobi, mientras que en el centro del país, la Policía abatió a dos hombres armados, que también se creen que forman parte de los Mungiki. La secta asegura que está compuesta de miles de miembros, todos ellos procedentes de la tribu más grande de Kenia, los Kikuyu.